23 sep 2020

Ir a contenido

crisis sanitaria mundial

Tras España, el Gobierno británico apunta ahora a Alemania y Francia

Las autoridades de Londres afirman que siguen de cerca la evolución de los rebrotes en estos dos países

A. Niubó

Terraza de un restaurante en París.

Terraza de un restaurante en París. / AFP / CHRISTOPHE ARCHAMBAULT

Tras imponer la cuarentena a todos los viajeros procedentes de España, ahora el Gobierno británico apunta a Alemania y Francia, que son los dos países europeos donde están subiendo más rápidamente los índices de contagio. “No dudaremos en actuar otra vez si hace falta para evitar una ola de contagios”, afirmó ayer Helen Whiteley, secretaria de Estado de Salud, a preguntas de los periodistas sobre la situacion de la pandemia en esos dos paises.

Whiteley reiteró que no tuvieron más remedio que tomar esta medida ante las preocupantes informaciones que llegaban desde España. El índice de contagios en el territorio español era de 35,1 por cada 100.000 habitantes, mientras que en Reino Unido era de 14,7, según el Centro europeo de Control y prevención de enfermedades.  

La industria turística pide al Gobierno que excluya a Baleares y Canarias de la cuarentena ya que los datos epidemiológicos son más bajos que los del Reino Unido y el Gobierno, de hecho, permite viajar allí. Madrid y Londres están negociando la excepción de estas islas. El Ejecutivo español se muestra optimista, mientras que el británico dice que no tiene intención de dar macha atrás. 

La decisión del Gobierno británcio del primer ministro Boris Johnson de imponer la cuarentena sorprendió a 600.000 veraneantes británicos entre los que se encontraba Grant Shapps, el ministro de Turismo. Shapps ha decido volver antes de los previsto y tendrá que pasar la cuarentena. Miles de británicos están cancelando sus vacaciones en Grecia, Italia o Francia para evitar que les suceda lo mismo.  

Comida no saludable

Por otro lado, Johnson presentó ayer un plan contra la obesidad que incluye medidas como prohibir ofertas de comida no saludable y la publicidad antes de las nueve de la noche, la restricción de los productos con altos contenidos en grasa y azúcar y la recomendación de los médicos a los pacientes para que hagan ciclismo.  

Johnson, que desde siempre ha sido contrario al intervencionismo del Estado, a lo que él llama el “estado niñera”, explicó que se transformó mientras estuvo ingresado en cuidados intensivos por covid-19 en abril. Ayer reconoció que cuando se infectó del virus tenía sobrepreso. Un estudio de la sanidad pública británica afirma que la obesidad incrementa el riesgo de muerte por coronavirus en un 40".