21 oct 2020

Ir a contenido

pacto histórico

Tensión, engaños e ira, un repaso a una maratoniana cumbre de la UE

Tras cinco días y cuatro noches de negociación, marcados por los cruces de reproches y los engaños, los dirigentes europeos lograron finalmente su plan de recuperación económica

A las 05H31 (03H31 GMT), Michel tuitea "¡Acuerdo!" tras otra noche sin dormir. Las negociaciones habrán durado más de 90 horas, pero se quedaron a 25 minutos de batir el récord de la cumbre de Niza

AFP

Merkel habla el sábado con Pedro Sanchez en la reunión del Consejo Europeo

Merkel habla el sábado con Pedro Sanchez en la reunión del Consejo Europeo / AFP / FRANCISCO SECO

Sin periodistas en la sede, sin contacto y enmascarados. Tras cinco días y cuatro noches de negociación, marcados por los cruces de reproches y los engaños, los dirigentes europeos lograron finalmente su plan de recuperación económica.

Viernes, 17 de julio

"Es nuestro proyecto europeo el que está en juego", advierte el presidente francés Emmanuel Macron, a su llegada a Bruselas para la primera cumbre cara a cara desde el confinamiento.

En la sala del Consejo, a distancia unos de otros, 24 hombres y 5 mujeres enmascarados se saludan con codazos, acompañados solo por cuatro personas como máximo de su equipo.

Dos de ellos están de aniversario: el portugués António Costa (59) y la alemana Angela Merkel (66) que recibe vino, bombones y un ejemplar del "Ensayo de la Ceguera" de José Saramago.

Merkel augura negociaciones "muy difíciles". El holandés Mark Rutte, líder de los países "frugales" --Países Bajos, Dinamarca, Austria y Suecia-- que abogan por un plan menos ambicioso, sólo ve un "50%" de éxito.

El día comienza suavemente, a 27, durante siete horas. Todo se tensa en la cena, cuando Rutte fija una condición: un derecho a veto para el desembolso de las ayudas del plan de recuperación.

Su posición, vista como "muy dura y poco constructiva", irrita a sus homólogos. El interesado describirá "un ambiente un poco febril".

Sábado, 18 de julio

Los "frugales", inflexibles, molestan. "Todo el mundo debe hacer pequeñas concesiones. Algunos países no lo entienden", dice un diplomático. "Estamos en un punto muerto", asegura el italiano Giuseppe Conte.

El jefe del Consejo Europeo, Charles Michel, presenta una nueva propuesta de consenso con guiños a los "frugales" como endurecer el control de los planes nacionales, pero más matizado que el de Rutte.

Los líderes se suceden a lo largo del día para discutir sobre ello con Michel en una terraza del 11º piso de la sede del Consejo.

Al final de la cena, Macron y Merkel se reúnen con los dirigentes de estos países y de Finlandia. La reunión es "muy dura", hasta el punto que ambos deciden marcharse.

Se rumorea que Macron ha pedido que preparen su avión por si decide volver a París. Un holandés deja caer: "He oído que Rutte pidió que inflen las ruedas de su bicicleta".

Domingo, 19 de julio

"Hay mucha voluntad (...) pero es posible que no se obtenga ningún resultado hoy", dice Merkel el domingo, visiblemente pesimista. Su par luxemburgués Xavier Bettel reconoce haber visto "rara vez" en 7 años posturas tan "opuestas".

Las bilaterales se suceden, con algún golpe bajo. Algunos dirigentes "frugales" advierten a los del sur que "sin acuerdo, tendrán a los mercados financieros en su contra el lunes", explica un diplomático.

A las 19H00, Michel convoca a los 27 para una cena de trabajo con mensaje: "A través de una ruptura, ¿presentaremos el rostro de una Europa débil, socavada por la desconfianza?".

El debate es tenso. Macron, irritado por tres días de discusiones estériles, fustiga el "egoísmo" de los "frugales" que "hacen peligrar el proyecto europeo". Amenaza de nuevo con abandonar la negociación.

Y carga contra dos de sus homólogos. A Rutte lo compara con el expremier británico David Cameron, por su dura posición en las cumbres, que no impidió el Brexit.

Al austríaco Sebastian Kurz lo critica por levantarse, en plena cena, para atender una llamada. A su regreso, se dice "ofendido" por el francés, según una fuente europea.

Poco antes de la medianoche, Michel suspende la cena por 45 minutos. La pausa durará seis horas marcadas por nuevas bilaterales.

Otro rumor empieza a propagarse. Los "frugales" estarían divididos. Respuesta inmediata: una foto de todos ellos sonrientes en Twitter.

Lunes, 20 de julio

A las 06H00 de la mañana del lunes, Michel reúne de nuevo a los 27 para anunciarles una propuesta revisada... para dentro de ocho horas, el tiempo de dormir un poco.

El consenso podría pasar por un plan que reduzca las ayudas directas a los países del medio billón de euros previsto a los 390.000 millones. El resto, hasta 750.000 millones, serían préstamos. 

Kurz abandona el Consejo a primera hora felicitándose de un "muy buen resultado" y magnánimo con Macron: "Es comprensible que algunas personas, cuando no duermen mucho, terminen por perder los nervios".

"No estamos aquí para que nos inviten a cumpleaños (...). Cada uno está aquí para defender los intereses de su propio país", asegura Rutte a la prensa holandesa.

Macron se muestra más "prudente", pero admite que a pesar de "momentos muy tensos", existe un "espíritu de compromiso". 

La dinámica parece haber cambiado. Tras otro día de bilaterales, Michel última su nueva propuesta que presenta a los 27 durante la cena, pero "todavía quedan detalles por cerrar", según una fuente europea.

Martes, 21 de julio 

A las 05H31 (03H31 GMT), Michel tuitea "¡Acuerdo!" tras otra noche sin dormir. Las negociaciones habrán durado más de 90 horas, pero se quedaron a 25 minutos de batir el récord de la cumbre de Niza en diciembre de 2000, según el Consejo de la UE.