09 ago 2020

Ir a contenido

Macron quiere abrir una nueva etapa tras la derrota en las municipales

Jean Castex, el político que ha liderado la fase de desconfinamiento, será el encargado de formar un nuevo Gobierno

La reconstrucción económica, social y ecológica del país será el reto del futuro Ejecutivo a dos años de las presidenciales

Eva Cantón

Dimite el Gobierno francés en bloque para facilitar una renovación. En la foto, Jean Castex, nuevo jefe del Ejecutivo francés, junto a Emmanuel Macron. / EFE / LUDOVIC MARIN / VÍDEO: EUROPA PRESS

Con el nombramiento del conservador Jean Castex como nuevo primer ministro en sustitución de Edouard Philippe, que este viernes ha presentado su dimisión y la de todo su equipo, Emmanuel Macron quiere marcar el inicio de una nueva etapa, aunque en realidad nada hace presagiar un cambio de política.

A dos años de las elecciones presidenciales y al frente de un país que deberá afrontar la reconstrucción tras una pandemia que está lejos de haberse terminado, Macron busca dar un nuevo impulso al resto de la legislatura tras el revés de las municipales.

Castex, de 55 años, era hasta ahora el hombre encargado de pilotar la fase de desescalada tras el confinamiento decretado para hacer frente a la extensión del coronavirus. Alto funcionario, educado en la prestigiosa Escuela Nacional de Administración (ENA) y próximo a Nicolas Sarkozy, Macron apuesta por un perfil que combina la cercanía local del alcalde rural del sur con el conocimiento de los entresijos del poder parisino.

Un político moderado y dialogante a quien el presidente encargará la tarea de relanzar el crecimiento económico y la protección social poniendo especialmente el acento en la situación de los jóvenes. 

Unidad y reformas

"Nos hará falta más que nunca unir a la nación para luchar contra esta crisis y sobre todo continuar con las reformas para salir más fuertes y más solidarios", ha declarado el nuevo primer ministro al tomar posesión de su cargo junto a su predecesor. 

"No tengo ninguna duda de que sabrá hacer frente a decisiones difíciles y tomar las buenas decisiones", le ha dicho Philippe, quien le ha desesado éxito y le ha recordado que Francia necesita "un espíritu abierto y una mano firme". El ya exprimer ministro ha tenido igualmente palabras de agradecimiento por la confianza con la que ha podido trabajar con el presidente. 

En una entrevista concedida a la prensa regional, Macron ha advertido de que el inicio del próximo curso político "será difícil" y ha recordado que su prioridad será "diseñar un nuevo camino en torno la reconstrucción económica, social, medio ambiental y cultural del país". 

La defensa de la soberanía europea será otra de las prioridades de lo que resta de mandato en el que se retomarán igualmente las reformas congeladas por la irrupción del coronavirus, entre ellas la polémica reforma de las pensiones. Macron sigue siendo partidario de un sistema universal por puntos pero abre la puerta a ampliar el periodo de cotización, hasta ahora excluido. 

Para todo ello, ha optado por formar un nuevo equipo y prescindir de un primer ministro enormemente popular a quien muchos ven como un aspirante potencial al Elíseo.

Philippe recuperará este domingo su sillón de alcalde de Le Havre, pero tendrá también el encargo del presidente de reorganizar las filas de La República en Marcha y sus socios parlamentarios. Los comicios locales, celebrados con una abstención récord de casi el 60%, han confirmado la irrelevancia del partido del presidente a nivel local y el avance de los verdes, que no obstante descartan entrar el nuevo Ejecutivo.

División en la clase política

A pesar de su prestigio, el nombramiento de Castex divide a la clase política. La socialista Carole Delga, presidenta de la región de Occitania, sospecha que el nuevo primer ministro tendrá poco margen de maniobra y el secretario general de Europa Ecología Los Verdes, Julien Bayou, cree que se pierde una oportunidad histórica de colocar al país en la vía de la transición ecológica.

“El presidente quiere ser el único visible, y más que preparar al país para el futuro, prepara su candidatura. Eso no es un proyecto para el país”, ha tuiteado.

El diputado de Los Republicanos Eric Ciotti considera que, al verse amenazado por la popularidad de Philippe, el presidente se escora hacia un poder “totalmente personal y autoritario". Alexis Corbière, de La Francia Insumisa, ha denunciado que no se sabe qué tipo de política aplicará el nuevo inquilino de Matignon.

La composición del nuevo Gobierno se conocerá antes del próximo miércoles, cuando se reúna el Consejo de Ministros. Todos los candidatos deberán pasar el filtro de la Alta Autoridad para la Transparencia de la Vida Pública, un organismo creado en el 2014 para evitar el conflicto de intereses.