06 ago 2020

Ir a contenido

CONSULTA ELECTORAL

Putin saca adelante su reforma constitucional entre denuncias de manipulación

Con el 63% de los votos escrutados, las enmiendas a la Carta Magna logran el apoyo del 77% de los votantes, según datos oficiales

Las organizaciones independientes de observación electoral denuncian "manipulación en todas las fases de la votacion" y presiones masivas a los ciudadanos

Marc Marginedas

Los rusos votan en una jornada clave del plebiscito constitucional en Rusia. En la foto, Vladimir Putin muestra su pasaporte en una mesa electoral. / SPUTNIK / REUTERS / VÍDEO: EFE

Incluso horas antes de que cerrasen los colegios electorales en Rusia, se había dado ya a conocer el previsto triunfo de la reforma constitucional que permitirá al presidente Vladímir Putin mantenerse en el poder mientras lo considere oportuno. Según la agencia TASS, con el 63% de los votos escrutados, un 73,79% de los electores habían apoyado el paquete de enmiendas, sometidas en bloque a votación durante la última semana. Las organizaciones independientes de observación han denunciado una "manipulación en todas las fases de la consulta", calificando esta cita electoral como la "menos transparente" de todas las que se han celebrado en el país desde la desintegración de la URSS. 

De acuerdo con los datos proporcionados por la Comisión Electoral Central, poco más de un cuarto de los electores ha rechazado el paquete de enmiendas constitucionales, aprobado a toda prisa por el Parlamento ruso en los primeros meses del año. La oposición, por su parte, ha realizado sus propios sondeos en Moscú San Petersburgo, las dos principales ciudades del país y donde el movimiento contestatario contra de Putin tiene más fuerza. Según sus datos, en la capital, un 51% de los votantes ha aprobado la reforma, mientras que un 49% ha votado en contra. En cambio, en la segunda ciudad rusa hubo mayoría de 'noes', un 56%, frente a los 'síes', un 44%. Centenares de personas se han ido congregando durante la tarde en la plaza de Púshkin, en el centro de Moscú, lugar habitual de celebración de las manifestaciones opositoras convocadas por el bloguero Alekséi Navalni, coreando consignas contra el presidente ruso: "Uno, dos, tres, Putin márchate", o "la mejor enmienda, la dimisión de Putin".          

Irregularidades en todas las fases de la votación 

En una conversación telefónica con EL PERIÓDICO, Grigori Melkonyants, al frente de 'Golos', la principal organización independiente de observación de procesos electorales en Rusia, ha revelado manipulaciones "desde el inicio de la votación". Según este experto, la misma prolongación de la consulta durante varios días fue "ilegal", ya que "ni siquiera estaba contemplada" en la ley especial con la que se convocó a los votantes. "Fue una decisión que tomó por su cuenta la Comisión Electoral", ha revelado. "Se ha podido votar en la calle, en las empresas, no ha habido observadores dignos de tal nombre, se ha presionado de forma masiva a los ciudadanos...", ha enumerado Melkonyants como ejemplos de irregularidades. 

En la prensa independiente han arreciado en los últimos días denuncias de presiones sobre los denominados biutdzheniki, la legión de ciudadanos cuyo salario depende del Estado, incluyendo no solo a funcionarios de la administración, sino también a personal de los hospitales públicosmaestros de escuelas y universidades, empleados de grandes compañías con contratos estatales...

Globos con los colores de la bandera rusa y música pop a elevado volumen recibían a los votantes en la escuela 166, sita en el barrio de Liazonovo, en el extremo norte de Moscú, formado como tantos otros de la periferia capitalina, por elevadas construcciones de materal prefabricado y surcado por amplias avenidas ajardinadas. Una vez traspasado el umbral del centro, los agentes de seguridad recibían con recelo y sospecha a los periodistas extranjeros.  "Esto es Rusia", ha llegado a admitir la presidenta del centro, Yúlia Ege, encogiéndose de hombros. Casi la mitad de los inscritos, unos 400, de los poco más de 1.000 que habían ejercido su derecho al voto, lo habían hecho a través de internet.

Su colega Irina Potejina, al frente del centro de voto abierto en la escuela 1.269 del barrio de Pérovo, en el límite oriental de la ciudad, se ha puesto de inmediato a la defensiva cuando a primera hora de la tarde, un periodista que visitaba el colegio le ha inquirido por una ciudadana a la que se permitió votar pese a no estar incluida en las listas. "¡Todo se hace según la ley!, ha insistido, tras realizar consultas telefónicas. El denominado 'carrusel' es una práctica denunciada frecuentemente por la oposición en las sucesivas votaciones en Rusia. Consiste en que un mismo ciudadano vota varias veces, aprovechándose precisamente de las excepciones que permite la ley.         

El contador a cero

Además de permitir a Putin poner a cero el contador de sus mandatos presidenciales, autorizándole, si es esa su voluntad, a ocupar el cargo hasta el año 2036, la nueva Constitución define el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer y establece la primacía del Tribunal Constitucional ruso sobre los dictámenes de cualquier institución judicial supranacional como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El paquete de enmiendas es completado con propuestas atractivas para la ciudadanía, como la indexación de las pensiones y la obligatoriedad de que el salario mínimo se halle por encima del umbral de la pobreza. El texto constitucional enmendado ya estaba a la venta en los comercios y librerías rusas antes incluso de la votación que concluyó este miércoles.