Ejecutivo unitario

Una coalición de centro derecha gobernará Irlanda

El primer ministro saliente, Leo Varadkar, que recuperará el cargo en diciembre del 2022, ayer en un autobús en Dublín.

El primer ministro saliente, Leo Varadkar, que recuperará el cargo en diciembre del 2022, ayer en un autobús en Dublín. / DPA / NIALL CARSON

Se lee en minutos

La República de Irlanda tendrá por primera vez un gobierno de coalición integrado por las dos principales fuerzas políticas, que tradicionalmente se han alternado en el poder. El Fianna Fáil (FF) y el Fine Gael (FG) han llegado a un acuerdo este lunes, para gobernar con un programa conjunto junto a los Verdes. Las bases de las tres formaciones deben, en el plazo de diez días, ratificar el pacto, que acaba con el bloqueo político a que llevó el resultado de las elecciones del pasado mes de febrero.

La coalición de fuerzas conservadoras de centro derecha  es la respuesta al espectacular avance del Sinn Féin(SF)  en aquellos comicios, con Mary Lou McDonald al frente. Los republicanos dieron un inesperado campanazo en las urnas convirtiéndose en la fuerza política más votada (24,5%), con un sólo escaño menos (37), que el Fianna Fáil y superando en dos al Fine Gael (35). Los irlandeses querían claramente un cambio, pero serán los partidos de siempre, los que sigan dirigiendo el país, olvidando sus diferencias históricas.  

Reducción emisiones de carbono

Durante los cinco años que dura actual legislatura, entrará en funcionamiento un sistema rotativo. Micheál Martin, líder del FF, será muy probablemente el primero en asumir el puesto de primer ministro (taoiseach).  El actual ‘premier’ Leo Varadkar del FG, retomará el cargo en diciembre del 2022. Ambos necesitan de los ecologistas, una fuerza minoritaria (12 escaños), para alcanzar la mayoría suficiente (80) y poder legislar en un parlamento muy fragmentado. A cambio, los Verdes han obtenido una reducción anual del 7% de las emisiones de carbono, que ha puesto en alerta al sector agroalimentario, uno de los motores de la economía, que supone 160.000 puestos de trabajo. En el caso de los Verdes es necesario que las tres cuartas partes de sus afiliados ratifiquen el pacto con los dos grandes, algo que provoca reticencias. El partido fue barrido del mapa en el 2011 después de una catastrófica coalición con el FF.  Si el nuevo acuerdo recibe luz verde, el Sinn Féin se convertirá por primera vez en la principal fuerza de la oposición en la República.

Te puede interesar

50.000 viviendas

El programa de gobierno propuesto, titulado, “Nuestro Futuro Compartido”, “crea una visión para la reforma y renovación, que puede ayudar a la recuperación y prosperidad de Irlanda”. En él se promete aunar “lo mejor de los tres partidos”. La coalición se compromete a invertir en infraestructuras y en 50.000 nuevas viviendas sociales en los próximos cinco años, así como en potenciar los alquileres asequibles. El problema del precio de la vivienda, inalcanzable para las familias trabajadoras y para los jóvenes especialmente, fue uno de los determinantes en el triunfo del Sinn Féin, que defendió un programa social de izquierdas. La futura coalición ha decidido archivar por el momento la impopular decisión, que ya había sido adoptada, de aumentar a los 67 años la edad de jubilación. El nuevo gobierno deberá enfrentarse a otras tareas urgentes, como el impacto económico del coronavirus, sin olvidar las consecuencias del ‘brexit’.

Temas

Irlanda