28 oct 2020

Ir a contenido

crisis sanitaria

EEUU acusa a China de intentar 'hackear' los informes sobre el desarrollo de una vacuna para el coronavirus

Según el FBI, el gigante asiático estaría utilizando a sus espías más experimentados para robar los datos recabados

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una comparecencia de prensa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una comparecencia de prensa. / JONATHAN ERNST (REUTERS)

La Policía Federal de Estados Unidos (FBI) y el Departamento de Seguridad Nacional han acusado este lunes a China de intentar 'hackear' los informes sobre el desarrollo de una vacuna y un posible tratamiento con el que hacer frente al coronavirus. Según fuentes del FBI, el gigante asiático estaría utilizando a sus espías y 'hackers' más experimentados para robar los datos recabados por Estados Unidos sobre el desarrollo de una vacuna.

Una decena de países han comenzado a hacer uso de 'hackers' para tratar de obtener la mayor cantidad de información posible sobre la forma en que otros países están combatiendo el virus, tal y como ha informado el diario local 'The New York Times'. Varios altos cargos han explicado al citado medio de comunicación que Pekín está tratando de hacerse con "propiedad intelectual de gran valor sobre vacunas y tratamientos mediante métodos ilícitos".

El Gobierno estadounidense tiene intención de emitir una acusación formal esta misma semana, la cual se centrará en el robo cibernético por parte de "actores no tradicionales". Dicha acusación sería el último intento por parte de la Administración del presidente, Donald Trump, de culpar a China de ser el origen de la pandemia y de sacar beneficios, posteriormente, del virus.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha asegurado que existe un gran número de pruebas de que el virus proviene de un laboratorio de la ciudad china de Wuhan, donde se originó la pandemia en diciembre. Las agencias de Inteligencia, no obstante, dicen no haber llegado a una conclusión al respecto, pero han indicado que las pruebas apunta a que el origen del brote se encuentra en un mercado de animales salvajes de Wuhan.