24 sep 2020

Ir a contenido

CONTROVERSIA EN LA EXCOLONIA

Hong Kong detiene a 14 activistas por organizar protestas no autorizadas

Es la mayor redada contra el movimiento prodemocrático desde el estallido de las masivas protestas el pasado junio

El Periódico

Una mujer sostiene un paraguas, símbolo de la protesta de Hong Kong, durante las manifestaciones en el distrito de Causeway Bay, el 1 de octubre del 2019. / NICOLAS ASFOURI (AP)

Una mujer sostiene un paraguas, símbolo de la protesta de Hong Kong, durante las manifestaciones en el distrito de Causeway Bay, el 1 de octubre del 2019.
El veterano defensor de la democracia y exlegislador Martin Lee (centro) se dirige a los periodistas que le entrevistan tras salir de la Comisaría Central de Policía en Hong Kong.

/

La policía hongkonesa ha arrestado este sábado al menos a 14 activistas del movimiento prodemocrático a los que acusa de haber organizado protestas no autorizadas durante el año pasado, informa la prensa local. Se trata de la mayor redada contra el movimiento prodemocrático de la ciudad desde el estallido de las protestas masivas el año pasado. El partido político de La Liga de los Socialdemócratas ha confirmado en la red social Facebook que su presidente, Raphael Wong, el vicepresidente, Leung Kwok-hung, y el secretario general, Avery Ng, están entre los arrestados.

También figuran exlegisladores como Martin Lee Chu-ming y Lee Cheuk-yan, que antes pertenecían al Partido Democrático, o Figo Chan Ho-wun, vicecordinador del Frente Civil de Derechos Humanos, añade el rotativo 'Hong Kong Free Press'. También ha sido detenido Jimmy Lai Chee-ying, fundador del rotativo 'Apple Daily', conocido por su apoyo al movimiento prodemócrata y por su oposición al Gobierno alineado con Pekín.

Todas estas personas han sido detenidas por organizar protestas prohibidas por la Policía los días 18 de agosto, 1 de octubre y 20 de octubre del año pasado, según el periódico. Algunos de los detenidos fueron ya arrestados en relación a una protesta prohibida celebrada el 31 de agosto del 2019 en el marco de las manifestaciones antigubernamentales que duraron meses en la ciudad.

Marchas masivas

Aunque el objetivo ese día era protestar ante la sede de la Oficina de Enlace --organismo que representa al Gobierno de Pekín en Hong Kong--, muchos manifestantes se congregaron ante la sede del cuerpo policial, que decidió emplear cañones de agua tintada de azul por primera vez desde el inicio de las masivas manifestaciones.

La marcha estaba convocada por el Frente Civil de Derechos Humanos, organismo que estuvo detrás de las manifestaciones más multitudinarias y pacíficas del movimiento, pero las autoridades denegaron el permiso para celebrarla aduciendo que en otras protestas se habían vivido episodios de violencia.

La protesta del 1 de octubre, que se celebró mientras Pekín conmemoraba el 70º aniversario de la fundación de la República Popular China, acabó con un herido de bala en estado crítico, decenas de detenidos, lanzamiento de gas lacrimógeno y barricadas en llamas.

La del día 20 de ese mes, que tuvo como elemento galvanizador su oposición a la llamada ley anti-máscaras (que prohibía el uso de esta prenda durante las protestas) y pedía una reforma del cuerpo de Policía, acabó igualmente con escenas de caos y graves enfrentamientos cuando los más radicales optaron por bloquear carreteras, prender hogueras y lanzar cócteles molotov a comisarías.

Presión

En los últimos meses, las autoridades hongkonesas han intensificado sus esfuerzos para presionar a la disidencia y  han detenido o multado a numerosos activistas y figuras prominentes de la lucha prodemocrática.

Las protestas comenzaron como oposición a una polémica propuesta de ley de extradición que, según abogados y activistas, podría haber permitido a Pekín acceder a "fugitivos" refugiados en la excolonia británica.  acceder a "fugitivos" refugiados en la excolonia británica.

Estas manifestaciones movilizaron desde junio a cientos de miles de personas y dejaron graves enfrentamientos con la policía, a la que acusa de abusar de su poder a la hora de disuadir las protestas.