28 may 2020

Ir a contenido

ALERTA SANITARIA

EEUU vivirá "un nuevo Pearl Harbor" la próxima semana, según el Gobierno

El país no ha alcanzado el pico de contagios y hay estados que no han tomado medidas

Nueva York ha superado los 4.000 muertos

Efe

El director de salud, el general Jerome Adams, junto al vicepresidente Mike Pence, en la Casa Blanca.

El director de salud, el general Jerome Adams, junto al vicepresidente Mike Pence, en la Casa Blanca. / AP / ALEX BRANDON

Estados Unidos vivirá la próxima semana un "momento como el de Pearl Harbor, como el del 11-S" en cuanto a las muertes que se esperan por la crisis del coronavirus, advirtió este domingo el director general de salud pública del Gobierno estadounidense, Jerome Adams.

"Esta va a ser la semana más dura y triste de las vidas de la mayoría de los estadounidenses, francamente", dijo Adams durante una entrevista con la cadena de televisión Fox News. "Este va a ser nuestro momento (similar al) de Pearl Harbor, al del 11-S, solo que no va a estar concentrado en un mismo sitio. Va a ocurrir por todo el país", agregó.

Más de 2.400 estadounidenses murieron en el ataque japonés por sorpresa a la base militar de Pearl Harbor (Hawái) en 1941, mientras que otras 2.996 perdieron la vida en los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 (11-S) en las Torres Gemelas de Nueva York, el Pentágono y el siniestro de un avión en Pensilvania.

Los fallecimientos por el nuevo coronavirus en Estados Unidos ya han superado ambas cifras, con más de 8.500 hasta este domingo, pero la aceleración de los contagios y muertes en los últimos días han generado pronósticos todavía más sombríos para la semana entrante.

"Mala semana"

"Esta va a ser una mala semana", coincidió el principal epidemiólogo del país, Anthony Fauci, durante otra entrevista este domingo con la cadena CBS News. "Vamos a seguir viendo una escalada. Pero esperamos que en el plazo de una semana, quizá un poco más, empecemos a ver un aplanamiento de la curva y un descenso", agregó.

Fauci matizó que no se puede decir que EEUU tenga la crisis "bajo control, porque eso sería una declaración falsa", pero opinó que las medidas para contener los contagios, con más del 90% de la población bajo órdenes de quedarse en casa, "están funcionando claramente", porque esas medidas permitirán que se rebaje "el número de casos nuevos", y que cuando eso ocurra, "las muertes tardarán (en reducirse) una o dos semanas, o más".

Nueva York aún sin pico

En el estado de Nueva York, que concentra más de un tercio de los contagios del país, Fauci pronosticó que la próxima semana será dura "porque todavía no se ha llegado al pico". "En una semana, ocho o nueve días, esperamos empezar a ver cómo cambian las cosas" en Nueva York, añadió.  Otras ciudades preocupantes son Detroit (Michigan), Chicago (Illinois) y Nueva Orleans (Luisiana). 

El COVID-19 ha causado en el estado de Nueva York, epicentro mundial de la pandemia, 4.159 muertes (594 más que el sábado), mientras que 122.031 personas han sido contagiadas (8.327 más que el día anterior), anunció este domingo el gobernador, Andrew Cuomo, que instó a una coordinación a nivel nacional para compartir suministros y recursos humanos donde más se necesite para afrontar la crisis sanitaria.

Aunque el número de muertos de hoy ha sido menor que el del sábado, cuando se contabilizaron 630 nuevos fallecimientos, Cuomo advirtió de que los expertos no podían precisar si esto suponía el comienzo de una tendencia decreciente o de estabilización, o una excepción momentánea. El número de nuevos hospitalizados ha caído de 1.095 el sábado a 574 en las últimas horas, con lo que el número total de ingresados se sitúa en 16.479.

El gobernador también explicó que el número de pacientes ingresados en cuidados intensivos ha subido en unos 250 hasta los 4.376 y que el número de enfermos dados de alta suma ya 12.187 pacientes, de los que 1.709 lo fueron en las últimas horas. En este sentido apuntó que el 74 % de las personas hospitalizadas han sido enviadas a sus casas.

Crítica a gobernadores republicanos

Desde la Casa Blanca, Fauci lanzó una crítica velada a los gobernadores -todos ellos republicanos- de los únicos nueve estados de EE.UU. que por ahora no han urgido a sus habitantes a quedarse en casa todo lo posible: Arkansas, Oklahoma, Utah, Carolina del Sur, Iowa, Nebraska, Wyoming, Dakota del Norte y Dakota del Sur.

"No es que estén poniendo en riesgo al resto del país, es que se están poniendo ellos mismos en riesgo", subrayó Fauci, que dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU, (NIAID, en inglés).

Estados Unidos superó este domingo los 312.000 casos de coronavirus, más del doble de los detectados en España, el segundo país con más contagios confirmados del mundo, según el recuento extraoficial de la Universidad Johns Hopkins.