01 jun 2020

Ir a contenido

ALERTA SANITARIA INTERNACIONAL

Condena unánime a la "caótica" gestión de Johnson con el coronavirus

Hasta los medios afines al 'premier' critican que Gran Bretaña vaya "tan rezagada respecto a otras naciones"

Apenas 2.000 trabajadores sanitarios del medio millón total en el país se han sometido al test del covid-19

Begoña Arce

El primer ministro británico, Boris Johnson, participa desde su confinamiento en una reunión con su equipo.

El primer ministro británico, Boris Johnson, participa desde su confinamiento en una reunión con su equipo. / DOWNING STREET (AP)

No hay excepciones esta vez. Ni siquiera los medios más afines a Boris Johnson ahorran las críticas al Gobierno británico. La opinión pública condena unánimemente la gestión del Ejecutivo en la epidemia del coronavirus. Falta material de protección para los sanitarios. Faltan respiradores. La coordinación es pésima. Y la práctica inexistencia de pruebas del coronavirus para quienes atienden a los contagiados en los hospitales está costando la vida a médicos y enfermeras y obliga a una cuarta parte de los trabajadores sanitarios a quedarse en casa.

Las portadas de los diarios británicos este jueves reflejan la furia del país. El 'Daily Mail', incondicional de Johnson, denunciaba el "escándalo de las pruebas" con "550.000 empleados trabajando en de la NHS (sanidad pública) y solo 2.000 sometidos al test". El 'Daily Telegrah', otro medio que suele jalear al primer ministro, enumeraba las preguntas fundamentales sin respuesta, como "por qué la estrategia de tests de Gran Bretaña va tan rezagada respecto a otras naciones". 

El 'Daily Mirror' habla del "desbarajuste". "Otros dos médicos heroicos han muerto y solo el 0,16% del personal de la NHS ha sido sometido a la prueba del virus y las estaciones para hacer los test están vacías", añadía.  En la misma línea 'The Times' reprocha al Gobierno el "caos en los planes para hacer tests".

El ministro de Sanidad, Matt Hancock  ha intentado capear el temporal fijando como nuevo objetivo la realización de 100.000 tests al día para finales de abril.  Hancock también ha anunciado la histórica condonación de la deuda de la sanidad pública, que asciende a 13.400 millones de libras (15.284 millones de euros). El Ejército, según ha informad, ha distribuido 45 millones de piezas de protección para médicos y enfermeras.

Promesas y palabrería

Desde su confinamiento, apremiado por las críticas y él mismo contagiado por el virus, Johnson ya había tratado de mostrar al país que controla la situación. En un vídeo propagandístico ha hecho fabulosas promesas, palabrería sin datos, plazos o cifras. "Estamos incrementado de manera masiva las pruebas. Es importante. Llevo semanas y semanas diciendo que esta es la manera de salir de esto. Esa es la manera de desbloquear [la crisis de] el coronavirus. Es como terminaremos derrotándole", ha dicho.

La cifra actual de tests es de apenas 8.000, la inmensa mayoría para enfermos ya hospitalizados. "Alemania 100.000, Gran Bretaña 8.000. ¿La razón de esta diferencia?", se preguntaba en el 'Mail', Robert Harman. "Eficiencia teutónica, planificación y la absoluta determinación de trabajar juntos", añadía.

El Gobierno ha sido muy lento en reaccionar, su estrategia inicial era otra y ahora está pesimamente organizado. Algunos incidentes son alarmantes. La dirección de la NHS en Inglaterra ha debido advertir a los hospitales de que limiten el número de pacientes a los que ponen respiradores, después de que uno de los grandes cdnros sanitarios en Londres estuviera a punto de quedarse sin oxígeno por el aumento de enfermos que necesitan los aparatos para poder respirar.

En una carta el pasado lunes dirigida a los responsables hospitalarios se advertía del riesgo "crítico" de quedarse sin oxígeno y las graves consecuencias "para múltiples pacientes" que necesitan los respiradores  para poder seguir con vida.