02 dic 2020

Ir a contenido

balance diario

Los nuevos contagios en Italia se estancan en los 4.000

El país suma 837 muertes más, aumentando hasta 12.438 la cifra total de fallecidos

Rossend Domènech

Italia llega al pico de contagios pero la vuelta a la normalidad será lenta. En la foto, una trabajadora de un taller de mascarillas cerca de Roma. / FABIO FRUSTACI / EFE / VÍDEO: EFE

Tras el notable descenso del lunes, la cifra de contagios diarios en Italia se han estancado en los 4.000. Así, según el balance diario de Protección Civil, los nuevos positivos en las últimas 24 horas han sido 4.053 (tres más que ayer), elevando a 105.792 el total de casos de coronavirus desde que empezó la epidemia. El porcentaje de aumento de contagios ha vuelto a reducirse, del 4,1% de ayer al 3,99%.

Por otra parte, el país ha sumado 837 muertes más, con lo que la cifra global de fallecidos asciende ya a los 12.428. Y los recuperados ya son 15.729 (1.109 este martes).

Frente al ritmo de la ampliación del contagio y de las curvas descendientes en algunas regiones, varios miembros del Gobierno nacional han filtrado durante el martes que las medidas de cofinamiento renovarán hasta después de la Semana Santa, pero que Italia no podrá empezar a normalizarse hasta la primera mitad de mayo.

Diagnósticos a domicilio

Mientras, las autoridades sanitarias están cambiando la estrategia seguida hasta ahora, aumentando en todo el territorio los diagnósticos a domicilio. El cambio ha permitido disminuir la presión sobre los hospitales y además diagnosticar con antelación los casos positivos,  tanto sintomáticos como asintomáticos.

Según un estudio del Imperial College de Londres, ya difundido en España, los contagiados en Italia serían seis millones, o sea 60 veces más de lo que indican las cifras oficiales, y los muertos ascenderían a 11.000, lo que aproximadamente se corresponde a los datos oficiales.

La patronal (Confudustria) ha realizado un estudio sobre las consecuecia económicas que puede acarrear el cierre de las actividades económicas del país, considerando que si termina en verano comportará un -10% del PIB nacional, -6% si acaba antes.

Presión a la UE

El Gobierno nacional sigue presionando a la UE, cuyos ministros de Economía tienen que presentar antes de una semana un proyecto común para salir de la emergencia económica provocada por el covid-19. Frente a la oposición de Alemania, pero sobretodo de Holanda, nueve alcaldes de las zonas más afectadas, un presidente autonómico y un eurodiputado han publicado una dura carta abierta en el 'Frankfurter Allgemeine Zeitung'.

"La actitud de Holanda es a todos los efectos un ejemplo de falta de ética y solidariedad", escriben, haciendo hincapié en la colaboración que aquel país recibió después de la segunda guerra mundial, pero más todavía en sus actuales políticas fiscales. "Holanda es el país que a través de un regimen fiscal a la rebaja, sustrae desde hace años recursos fiscales a todos los grandes países europeos", añaden. La referencia es a las grandes industrias europeas que han constituido su sede legal en el país de los tulipanes, porque resulta más conveniente que en el propio. "Quien paga la cuenta son los sistemas del Estado del bienestar y por lo tanto nuestros ciudadanos más débiles, los que más sufren de la crisis".

Tanto el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte, como David Sassoli, presidente de la Eurocámara, así como Paolo Gentiloni, Comisario de Economía de la UE, han coincidido este martes en proponer soluciones que partan del Fondo Salva Estados (MES) y del Banco Europeo de Inversiones. Con un matiz, que en el caso de usar los fondos del MES, "las deudas anteriores a la pandemia queden excluidas (Italia tiene la deuda más alta de la UE, después de Grecia)" y que una troika más o menos solapada (BCE, FMI, UE) no tome posesión de la economía italiana, como hizo con Grecia durante la crisis financiera y después social del 2008.