07 jun 2020

Ir a contenido

ESTRELLA EN ASCENSO

Andrew Cuomo: bálsamo político del coronavirus en EEUU

El gobernador demócrata de Nueva York, un valor político en alza, ha hecho cita obligatoria sus ruedas de prensa sobre la crisis

Idoya Noain

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo en una de sus habituales rudas de prensa sobre el coronavirus.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo en una de sus habituales rudas de prensa sobre el coronavirus. / REUTERS / MIKE SEGAR

El coronavirus propaga, junto a enfermedad, ansiedad, preocupaciones y miedo. En Estados Unidos, en medio de un túnel que se recorre por primera vez sin saber dónde está la salida, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se ha convertido, contra todo pronóstico, en foco de luz.

Las ruedas de prensa diarias del demócrata se han vuelto cita obligada, bálsamo, objeto de hagiografía. Cuomo ofrece cifras cristalinas, presentaciones rudimentarias de Power Point y mensajes directos sobre la gravedad de la crisis pero también de humanidad y empatía. Sus comparecencias incluso las sigue, en busca de ideas, personal de la Casa Blanca.  

Cuomo se vuelve viral por las bromas familiares con su hermano, presentador en CNN, cuando este le entrevista. Y todo contribuye a poner bajo focos raramente reservados a gobernadores a un animal político de vieja escuela, un hombre de 62 años que empezó gestionando una campaña de su padre, el también gobernador Mario Cuomo, trabajó en la Administración de Bill Clinton y llegó al mando en Albany en el 2010.

Grandes donantes

Cuomo es un político efectivo aunque no libre de escándalos por corrupción de aliados cercanos ni de críticas, especialmente del ala progresista del partido, sospechosa de sus grandes donantes, sus reticencias a subir impuestos a los ricos, sus colaboraciones con los republicanos, su enfrentamiento con el progresista alcalde Bill de Blasio o su plan para cortar Medicaid, la ayuda sanitaria a los más pobres.

Cuando todo pase quizá Cuomo tenga que responder también por los errores y retrasos en su propia respuesta a esta crisis. De momento, no.