04 abr 2020

Ir a contenido

Tensiones políticas

Detienen en Hong Kong a Jimmy Lai Chee-ying, fundador del Apple Daily

La Policía arrestó a este destacado opositor por el delito de "manifestación ilegal" y también a dos exdiputados prodemócratas por participar en las protestas contra el Gobierno de Pekín

El Periódico

Jimmy Lai Chee-ying, en las protestas en contra del Gobierno chino.

Jimmy Lai Chee-ying, en las protestas en contra del Gobierno chino. / Reuters

La Policía de Hong Kong detuvo al fundador de un diario y a dos políticos prodemócratas, en relación a una protesta prohibida celebrada el 31 de agosto de 2019 en el marco de las manifestaciones antigubernamentales que duraron meses en la ciudad, informa la prensa local.

Según el diario hongkonés South China Morning Post, a primera hora de la mañana las fuerzas del orden arrestaron por "intimidar a un reportero" y por "manifestación ilegal" a Jimmy Lai Chee-ying, fundador del rotativo Apple Daily, conocido por su apoyo al movimiento prodemócrata -y, por tanto, a las protestas- y por su oposición al Gobierno pro-Pekín.

Los otros detenidos

Asimismo, fuentes policiales indicaron a ese medio que también fueron detenidos dos exdiputados prodemócratas por haber participado en la citada protesta prohibida el 31 de agosto.

Uno de ellos es el fundador del Partido Laborista hongkonés y secretario general de la Confederación de Sindicatos de la ciudad, Lee Cheuk-yan. El propio Partido Laborista confirmó que Lee fue detenido esta mañana y acusó a la Policía de abusar de su poder.

La manifestación del 31 de agosto, que marcó el decimotercer fin de semana consecutivo de protestas en la ciudad, se llevó a cabo con la participación de decenas de miles de personas pese a la lluvia y, sobre todo, a la prohibición de la Policía.

Aunque el objetivo era protestar ante la sede de la Oficina de Enlace -organismo que representa al Gobierno de Pekín en Hong Kong-, muchos se congregaron ante la sede del cuerpo policial, que decidió emplear cañones de agua tintada de azul por primera vez desde el inicio de las masivas manifestaciones, a principios de junio de 2019.

Cerrazón oficial

La marcha estaba convocada por el Frente Civil de Derechos Humanos (CHRF), organismo que estuvo detrás de las manifestaciones más multitudinarias y pacíficas del movimiento, pero las autoridades denegaron el permiso para celebrarla aduciendo que en otras protestas se habían vivido episodios de violencia.

Asimismo, ese 31 de agosto se marcaba el quinto aniversario de la decisión de las autoridades chinas de no permitir el sufragio universal y libre para elegir al jefe del Gobierno hongkonés, que fue la semilla para la conocida como Revolución de los Paraguas de 2014.