06 abr 2020

Ir a contenido

política preventiva

Macron pretende luchar contra el "separatismo islamista"

El presidente francés quiere imanes formados en Francia, transparencia en la financiación de las mezquitas y limitar las injerencias extranjeras

Eva Cantón

El presidente francés, Emmanuel Macron.

El presidente francés, Emmanuel Macron. / EFE / JEAN-FRANCOIS BADIAS

Emmanuel Macron ha expuesto este martes las líneas generales de un esperado plan para luchar contra lo que el Elíseo ha bautizado como “separatismo islamista” y que alude a zonas generalmente pobres que son terreno abonado para que prospere el islamismo radical.

“Tenemos que luchar contra el separatismo, porque cuando la República no cumple sus promesas otros intentan reemplazarla”, ha dicho el presidente francés en Bourtzwiller, un barrio de 15.000 habitantes de Mulhouse, localidad próxima a la frontera germano-suiza.

Bourtzwiller es uno de los 47 barrios que el Estado quiere “reconquistar” a base de inversión en servicios públicos y reforzando la seguridad para luchar contra la delincuencia y el tráfico de drogas. Macron pretende combinar medidas contra la discriminación con una mayor dureza frente al salafismo o el movimiento de los Hermanos Musulmanes. “Aquí, el Islam político no tiene sitio”, ha advertido.

Valores republicanos

Entre los anuncios del presidente, su intención de reducir progresivamente el número de imanes enviados cada año a Francia por países como Turquía o Argelia y aumentar al mismo ritmo los formados en territorio francés con los valores republicanos. Actualmente Francia cuenta con unos 300 imanes extranjeros de los aproximadamente 1.800 que ofician en los 2.500 lugares de culto repartidos por el país.

Macron ha avanzado que será más transparente la financiación de las mezquitas para impedir injerencias extranjeras y ha dejado claro que en Francia no es aceptable rechazar la mano o negarse a ser atendido o educado por una mujer, ni exigir certificados de virginidad o desescolarizar a los niños. “No se puede aceptar que las leyes de la religión sean superiores a las de la República”, ha resumido.