25 sep 2020

Ir a contenido

CRISIS EN LA CDU

Arranca con división la carrera para suceder a Merkel

Tres hombres pugnarán por hacerse con la candidatura a la cancillería

La CSU advierte que el candidato ha de tener el aval de la formación bávara

Andreu Jerez

Angela Merkel.

Angela Merkel. / EFE / OMER MESSINGER

Una semana después del anuncio de Annegret Kramp-Karrenbauer de que renuncia a presentar su candidatura a la cancillería y de que abandonará la presidencia de la Unión Cristianodemócrata (CDU) antes de final de este año, la carrera para suceder a Angela Merkel se ha abierto oficialmente.

La estrategia de la cancillera de ir depositando el poder paulatinamente en AKK (como se conoce popularmente a la que tenía que se su sucesora) ha fracasado. Ahora solo queda por saber cuál de los tres hombres mejor posicionados se hará con el volante democristiano: el abogado del mundo de las finanzas Friedrich Merz, eterno candidato a la presidencia de la CDU; el primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet; o el actual ministro federal de Sanidad, el joven Jens Spahn.

Elecciones el año próximo

A pesar de las evidentes resistencias existentes en las filas conservadoras, AKK consiguió sobrevivir al último congreso de la CDU como presidenta de la formación. Sin embargo, la cuestión de quién sería la cabeza de cartel para las próximas elecciones federales – previstas para otoño del próximo año si no hay adelanto electoral – seguía abierta hasta hoy.

El plan era definir la candidatura en los próximos meses, y que el candidato (o candidata) fuera ratificado en el próximo congreso federal democristiano programado para diciembre. La renuncia de AKK ha hecho saltar todo por los aires. La CDU, un partido acostumbrado durante los últimos años a vivir instalado en la tranquilidad propiciada por buenos resultados electorales y por la figura de Merkel, se ve ahora acuciado por dudas y por la amenaza de que su dirección se hunda en una guerra intestina por el poder.

El papel de la CSU

Antes de que la ejecutiva de la unión conservadora (la CDU y su partido hermano CSU de Baviera) se reuniera este lunes, el presidente de los socialcristianos bávaros, Markus Söder, advirtió de que sin su formación no habrá un candidato de consenso. "Sin nosotros no va a funcionar", dijo. Söder parece querer así incluirse en la lista de tres candidatos que hasta ahora han sonado con más fuerza.

Está previsto que AKK se reúna a lo largo de esta semana con Merz, Laschet y Spahn para escuchar sus razones y abordar los detalles de sus posibles candidaturas. Lo más probable es que la CDU-CSU decida el nombre del candidato a la cancillería antes del próximo congreso del partido a finales de este año, tal y como había propuesto AKK.

Una de las primeras decisiones que tendrá que tomar el sucesor de AKK será decidir qué postura adopta el conservadurismo alemán respecto a la ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD), principal responsable de la actual inestabilidad que sufre la democracia cristiana germana.

Los tres principales candidatos a la cancillería

Friedrich Merz

Este abogado del mundo de las finanzas representa el ala más derechista de la CDU y también la más crítica con Merkel, contra la que perdió la batalla del poder hace 15 años. Tras la caída de AKK –  contra la que también perdió la lucha por la presidencia de la CDU en un congreso en 2018 –,  Merz vuelve querer hacerse con las riendas democristianas. Este candidato apuesta por dar un giro a la derecha para intentar frenar la sangría de votos a la ultraderecha de AfD.

Armin Laschet

El primer ministro del estado federado de Renania del Norte-Westfalia – el más poblado de Alemania – se presenta como el moderado de los tres candidatos. A pesar de haber criticado algunos elementos de la gestión de Merkel, Laschet apuesta por una línea continuista. Con él al frente de la CDU, una posible coalición con Los Verdes – la más plausible con las actuales encuestas de intención de voto – tendría vía libre. Laschet parece dispuesto a compartir una candidatura a la cancillería con una figura del ala más derechista para mantener la paz dentro del partido.

Jens Spahn

El joven ministro federal de Sanidad – de 39 años – ya presentó su candidatura a presidente de la CDU en el congreso en el que AKK fue elegida como sucesora de Merkel. Fue el candidato que menos votos recibió. Todavía parece el peor situado para hacerse con el poder del partido. Su ambición y juventud son sus dos principales valores. Spahn apuesta por una línea más conservadora que la de Merkel, de quien ha criticado su política de acogida a los refugiados.