09 abr 2020

Ir a contenido

Baréin liberará a 80 niños presos tras ganar la Copa del Golfo de fútbol

La decisión fue tomada por el rey Hamad bin Isa al Jalifa después de que Baréin lograse imponerse a Arabia Saudí con un 1-0

Efe

El rey de Barein Hamad bin Isa al Khalifa.

El rey de Barein Hamad bin Isa al Khalifa. / WILLIAM PHILPOTT

Las autoridades de Baréin anunciaron este lunes que liberarán de sus cárceles a 80 menores de edad "embaucados" para cometer los crímenes de los que se les acusaba, en una inusual forma de celebrar su primera victoria de la historia en la Copa del Golfo de fútbol la víspera en Catar.

La decisión fue tomada por el rey Hamad bin Isa al Jalifa después de que Baréin lograse imponerse a Arabia Saudí con un 1-0 y adjudicándose su primer título en la Copa del Golfo desde el inicio del campeonato en 1970, informó la Fiscalía General del país isleño en un comunicado.

Mientras el equipo era recibido por todo lo alto a su llegada de Catar, en un lunes declarado festivo para todos los funcionarios, las autoridades decidieron liberar a 80 niños que "habían sido explotados o embaucados para cometer crímenes", según la nota.

Sentencias alternativas

La liberación se producirá al amparo de una ley promulgada en 2017 que permite otorgar sentencias alternativas, como cumplir los años restantes de una condena a prisión en libertad condicional o haciendo servicios comunitarios.

"Pese a que la liberación temprana de 80 menores es un paso positivo, no quita el hecho de que el Estado, no obstante, los considere criminales", alertó Sayed Ahmed al Wadaei, director de Defensa del Instituto de Baréin para los Derechos y la Democracia (BIRD, en inglés), con sede en Londres.

En un comunicado, Al Wadaei defendió que muchos de estos menores parecen haber sido condenados por "cargos políticos" y "nunca" debían haber sido procesados, al tiempo que recordó que "miles" de presos políticos continúan languideciendo en las cárceles tras recibir penas "profundamente injustas".

En cuanto a la ley que permite las penas alternativas, consideró su aplicación "altamente discriminatoria" puesto que ha habido casos en los que presos políticos con todos los requisitos pidieron sin éxito acogerse a la misma, entre ellos el prominente activista de derechos humanos Nabeel Rajab.

También se les negó este derecho a las presas Hajer Mansoor y Medina Ali, a pesar de que cumplían con las condiciones para acogerse a la legislación, según el BIRD.