Ir a contenido

PLENO EN ESTRASBURGO

Luz verde de la Eurocámara a la Comisión Von der Leyen

El pleno del Parlamento Europeo aprueba el nuevo colegio de comisarios con 461 votos a favor, 157 en contra y 89 abstenciones

Tomará posesión del cargo el 1 de diciembre sin representante del Reino Unido, que ha optado por no designar representante

Silvia Martínez

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el pleno de Estrasburgo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el pleno de Estrasburgo. / PATRICK SEEGER (EFE)

Arrancará con un mes de retraso y una silla vacía -la del Reino Unido- pero el nuevo colegio de comisarios que liderará la alemana Ursula von der Leyen, la primera mujer en la historia en presidir la Comisión Europea, ya tiene vía libre para empezar a trabajar y tomar posesión del cargo este próximo 1 de diciembre. El pleno del Parlamento Europeo ha dado su aval con una mayoría mucho más holgada -461 votos a favor, 157 en contra y 89 abstenciones- de la que ella misma obtuvo en julio pasado cuando fue aupada por un estrecho margen de nueve votos y mayor que la que logró en el 2014 su antecesor, Jean-Claude Juncker.

Su estreno en la esfera europea, según ha confirmado ella misma tras la votación, tendrá lugar un día después de su toma de posesión y será en Madrid. La alemana acudirá a la capital española para participar en la primera jornada de la cumbre del clima y pronunciar un breve discurso. “"Me parece importantísimo que la Comisión Europea esté ahí", ha dicho sobre los motivos de este viaje relámpago a la COP25 y una de las grandes prioridades de su mandato junto a la digitalización del continente.

La intervención ante el pleno de Estrasburgo de Von der Leyen, poco concreta, no le ha pasado factura pero tampoco ha servido para mover las posiciones de los grupos. Aún así, la exministra de defensa alemana ha conseguido un respaldo mayor del que cosechó su predecesor en el cargo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker hace cinco años: 423 a favor, 209 en contra y 67 abstenciones. Todo gracias a una serie de concesiones para evitar fugas de última hora entre los socialistas y los liberales que han prometido su apoyo y cooperación.

Concesiones a los grupos

Von der Leyen ha aceptado modificar el título de la polémica cartera del griego Margaritis Schinas, que pasará de "proteger" a "promover el estilo de vida europeo", también ha incluido la pesca en las competencias del lituano Virginijus Sinkevicius, inicialmente desaparecidas en combate, y ha añadido los "derechos sociales" a las del luxemburgués Nicholas Schmit, designado comisario de empleo.

 También ha añadido la protección de datos a la cartera del francés Thierry Breton, comisario de mercado interior e industria de la defensa, ha modificado el título de la búlgara Mariya Gabriel para sumar a sus responsabilidades de innovación y juventud también la educación y la cultura y ha trasladado la responsabilidad de la igualdad y los derechos humanos a manos de la checa Vera Jourova.

Lo que no ha conseguido es un colegio absolutamente paritario, tal y como prometió en julio. El nuevo equipo contará con 15 hombres y 12 mujeres aunque sí será la más igualitaria de la historia. "Es un equipo en el que hay casi las mismas mujeres que hombres. Solo estamos a uno de la igualdad total y esto es reflejo de que hemos avanzado bastante aunque queda mucho camino por avanzar", ha explicado anunciando que todos los gabinetes serán paritarios. 

Grandes prioridades de trabajo

Con el aprobado, la Comisión podrá empezar este lunes a desarrollar sus grandes prioridades políticas para los próximos cinco años: la protección del clima, la digitalización de la UE o completar la unión económica y monetaria para garantizar una Europa más resistente y competitiva sin abandonar la esfera social. Von der leyen también ha anunciado una estrategia de protección de datos, un refuerzo de la ciberseguridadflexibilidad en la aplicación del pacto de estabilidad y crecimiento y un plan europeo contra el cáncer, enfermedad de la que murió su hermana pequeña a los 11 años, y que presentará a principios de 2020.

Además, ha cerrado filas con la ampliación hacia los Balcanes occidentales y ha destacado el papel que jugará un político con tanta experiencia como el español Josep Borrell en una Comisión que "no tendrá miedo de hablar el lenguaje de la confianza "frente al "lenguaje del poder" que mencionó en su discurso de julio, aunque se ha mostrado evasiva sobre las propuestas en el ámbito de la inmigración y la política de asilo.

"Si hacemos bien nuestro trabajo, la Europa de 2050 será el primer continente neutro en carbono, una potencia digital, la economía que mejor lo hará a la hora de garantizar el equilibrio entre el mercado y el aspecto social y estará a la cabeza en la resolución de conflictos a nivel mundial. La tarea no va a ser fácil pero lo podemos conseguir. Inspirémonos en el espíritu que terminó con el Muro de Berlín y el telón de acero", ha reivindicado.

PPE, S&D y Liberales, a favor

El nuevo Ejecutivo comunitario nace apoyado por los tres grandes grupos de la Cámara: el Partido Popular Europeo, (PPE), el grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D) y los liberales de Renew. Los Conservadores y Reformistas Europeos se han dividido, con los representantes de Vox votando en contra, el mismo sentido en el que han se han pronunciado la Izquierda Unitaria Europea y la ultraderecha de Identidad y Democracia. Mientras tanto el grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, con algunas excepciones como Ernest Urtasun (Catalunya en Comù) y Diana Riba (ErC) que han votado no, se han abstenido.

Precisamente una nutrida representación de este grupo, además de representantes de la Izquierda Unitaria Europea, representantes de la N-VA y varios miembros de la familia socialista, ha firmado una carta enviada a la presidenta de la Comisión Europea en la que piden su implicación en la crisis política de Catalunya para que actúe como mediadora y garantice que se protegen los derechos humanos y fundamentales en España.