Ir a contenido

violencia en el país andinoProtestas en Bolivia

Al menos cinco muertos y unos 30 heridos en una nueva protesta en Bolivia

Fuerzas de la policía y del Ejército disolvieron un bloqueo en la perefería de La Paz que impedía el suministro de gas a la capital boliviana

Morales aseguró que los uniformados actuaron de manera coordinada con EE.UU

Abel Gilbert

 Militares y policía se enfrentan a cocaleros partidarios del expresidente Evo Morales el lunes en la localidad de Sacaba.

 Militares y policía se enfrentan a cocaleros partidarios del expresidente Evo Morales el lunes en la localidad de Sacaba. / EFE / JORGE ABREGO

Al menos cinco personas murieron por disparos de bala y alrededor de 30 resultaron heridas durante un enfrentamiento entre manifestantes y la policía este martes en la zona de Senkata, en El Alto, la ciudadela que rodea a La Paz, a 4500 metros de altura sobre el nivel del mar. Los agentes de seguridad intervinieron para levantar el bloqueo que impedía pasar a los camiones encargados de aliviar el desabastecimiento de gas que ha llegado a afectar a la misma sede del Ejecutivo. Se trata de la primera acción represiva desde que el Gobierno de facto de Bolivia emitió el decreto que protege a los uniformados de ser llevados a los tribunales por violaciones a los derechos humanos. 

 "¡Nos están matando!", gritó un vecino cerca de la planta de hidrocarburos de Senkata, cuando comenzó el operativo, según el diario paceño 'La Razón'. Los manifestantes exigían la dimisión de la senadora Jeanine Áñez, quien se autoproclamó presidenta boliviana tras la dimisión de Evo Morales. El médico Aiver Huaranca aseguró que fue también blanco de las balas cuando atendía a un herido de gravedad que terminó por perder la vida.

Según Morales, "la dictadura" actuó de manera "coordinada" con EEUU. "Que las nuevas generaciones y el mundo sepan que así actúa la derecha sumisa a políticas genocidas contra el pueblo humilde", escribió en su cuenta de Twitter. "Este es un Gobierno de facto y no de transición. Es un Gobierno de traición a la Patria con intervención a nuestra Revolución. En tiempos de dictadura, debemos mantenernos unidos".

El ministro de Defensa, Fernando López, aseguró que "no salió ni un solo disparo" de las armas de los militares. "Las Fuerzas Armadas se mantienen con la premisa del diálogo permanente", dijo. Pero sus buenos modales y ademanes democráticos se agotaron al momento de definir a los manifestantes como "hordas" que "están recibiendo órdenes, dinero, alcohol y coca para causar vandalismo, para causar terror, para causar pánico, solo con ese objetivo".

Rechazo de la CIDH 

Las fuerzas de la policía y el Ejército levantaron también el bloqueo de los campesinos en la carretera que conecta a la región de Santa Cruz con Cochabamba. Días atrás, Áñez emitió un decreto que exime a los uniformados de responsabilidad penal en cumplimiento del deber encomendado de normalizar la situación política del país. La orden fue criticada duramente por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Una delegación arribará a Bolivia el 22 de noviembre y analizará a lo largo de tres días las denuncias contra las autoridades que tomaron el poder tras la dimisión de Morales. 

La CIDH aseguró que eciste el "riesgo de impunidad para violaciones de los derechos humanos" y calificó de "inadmisible" el decreto de Áñez. El organismo interamericano condenó en ese sentido el "uso excesivo de la fuerza por parte de operaciones combinadas de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas para reprimir". También lamentó las "amenazas dirigidas a líderes del Gobierno anterior, asambleístas y dirigentes sociales" así como "canales de televisión" que difundan noticias sobre la acción de los uniformados.

Por último, la CIDH no pasó por alto el modo en que Añez llegó a la presidencia de la mano del "bloque minoritario del Senado" y "sin el quórum requerido". ,De esta manera la legisladora "se declaró a sí misma presidenta interina de Bolivia". La Comisión le pidió a Añez que se comprometa con un "diálogo nacional" sin exclusiones y llame a nuevas elecciones en 90  días.

Temas: Bolivia