Ir a contenido

Bloomberg prepara su candidatura a las primarias demócratas

El multimillonario exalcalde de Nueva York puede perjudicar a las aspiraciones de Biden

Ricardo Mir de Francia

Michael Bloomberg, exalcalde de Nueva York.

Michael Bloomberg, exalcalde de Nueva York. / AP / John Locher

Once años al frente de la alcaldía de Nueva York, ideológicamente centrista y una fortuna valorada en 52.000 millones de dólares. Esas son algunas de las credenciales de Michael Bloomberg, el magnate de origen judío que levantó un imperio como proveedor de información financiera para los inversores de Wall Street antes de dedicarse a la política. A sus 77 años, Bloomberg ultima su entrada en la carrera por la nominación demócrata, de la que saldrá el candidato que disputará la presidencia a Donald Trump en 2020.

La decisión todavía no se ha oficializado, pero se da prácticamente por hecha ante las dudas que han levantado los candidatos que actualmente encabezan la precampaña. La entrada de Bloomberg en la pelea es principalmente una amenaza para Joe Biden, el hombre que lidera la corriente moderada y que está perdiendo fuelle en las encuestas.

Warren y Sanders

Aunque la carrera demócrata sigue estando extraordinariamente concurrida, con 17 candidatos todavía en liza, solo cuatro parecen optar con opciones a estas alturas. Por un lado, Elisabeth Warren y Bernie Sanders, representantes del sector más izquierdista y atrevido en sus propuestas para transformar el país, y por otros Biden y el alcalde Pete Buttigieg, abanderados del pragmatismo y las reformas graduales.

Ninguno de ellos, sin embargo, acaba de convencer a algunos de los grandes donantes y jerarcas del partido, que ven a los dos primeros como excesivamente radicales y a los otros dos como candidatos demasiado vulnerables. Una opinión que comparte Bloomberg.

"A Mike le preocupa cada vez más que los candidatos actuales no puedan batir a Trump", ha dicho uno de sus portavoces. El pánico entre los jerarcas del partido se ha exacerbado ante la creciente debilidad de Biden, que está poco a poco perdiendo su estatus de favorito. En las encuestas de Iowa está en cuarto lugar y segundo en Nueva Hampshire, los estados que abrirán las primarias en febrero. Tampoco ha convencido su actuación en los debates y está recaudando bastante menos que sus principales rivales.

Bloomberg aspira a ser su alternativa. Dinero no le falta, pero es cuestionable que el electorado demócrata apueste por un multimillonario con un pasado republicano en plena cruzada del sector más izquierdista contra las grandes fortunas. Bloomberg es progresista en temas sociales y conservador en política económica.

La lucha contra el cambio climático y las armas de fuego le han dado visibilidad en los últimos años. Pero tampoco ayuda su edad. Como Sanders, Warren, Biden o el propio Trump es un septuagenario, lo que lleva a una conclusión inevitable, el futuro de EE UU está en manos de políticos del pasado.