La encrucijada británica

Corbyn se compromete a un nuevo referéndum sobre el 'brexit'

El líder laborista promete en campaña solucionar la salida de la UE "en seis meses"

Jeremy Corbyn, durante un acto electoral en Harlow.

Jeremy Corbyn, durante un acto electoral en Harlow. / EFE EPA / ANDY RAIN

Se lee en minutos

El líder laborista, Jeremy Corbyn, acusa a Boris Johnson de haber “secuestrado el ‘brexit’”, querer “vender” la sanidad pública (NHS) y tratar de imponer tras la salida de Europa un “thatcherismo con esteroides”, rebajando los derechos de los trabajadores. En un acto electoral, en la localidad de Harlow, en Essex, Corbyn prometió que los laboristas, de ganar las elecciones, “solucionaremos el ‘brexit’ en seis meses”. Corbyn rechaza de plano el acuerdo alcanzado por Johnson, aún pendiente de ratificación en el Parlamento. En su lugar, propone negociar un pacto mejor con Bruselas y someterlo a referéndum antes de finales del próximo junio. Los ciudadanos podrían optar entre ese pacto, en el que el Reino Unido permanecería en la unión aduanera de la Unión Europea y mantendría una relación muy próxima al mercado único, o permanecer en la UE y olvidar el ‘brexit’.

Decisión final en manos de la gente 

Rodeado de simpatizantes, Corbyn se dirigió directamente a los electores con su oferta. “Si quieren dejar la UE, sin destrozar la economía o sin vender la NHS, pueden votar por él (acuerdo). Si quieren permanecer en la UE, podrá votar por ello. Solo un gobierno laborista dejará la decisión final en sus manos”. El jefe laborista considera que el futuro del ‘brexit’ incumbe ahora a todo el país. “Ha llegado la hora de que sea la gente, no los políticos, los que decidan”. La posición de “neutralidad”, que no todos en el laborismo comparten, intenta, como ya ocurriera en el 2017 atraer los votos tanto de los simpatizantes a favor, como de los que están en contra de la permanencia en Europa. Corbyn considera su estrategia “clara y simple”, con un calendario “realista y ejecutable”. Pero completar un nuevo acuerdo en tres meses, ratificación incluida y someterlo a referéndum en otros tres es, para los conservadores, “pura fantasía política” que llevaría a “una incertidumbre paralizante”.  

La tercera fuerza política a escala nacional, los liberales demócratas, es la única que tiene el claro objetivo de anular el ‘brexit’. Esa promesa es el pilar central de la campaña electoral que la líder Jo Swinson lanzó el martes en Westminster. “Tanto los laboristas como los conservadores, quieren negociar e imponer el ‘brexit’, pero, “este es el único partido que quiere detenerlo”, afirmó.

Acuerdo comercial en un año

Te puede interesar

Johnson espera conseguir la mayoría que necesita, insistiendo en que su pacto es el mejor posible. Consciente de que el hastío de los británicos juega a su favor, promete concluir al acuerdo comercial con la UE en un año. Un plazo ilusorio para quienes recuerdan que llevó siete años alcanzar un acuerdo similar entre la EU y Canadá, el modelo que prefieren los euroescépticos duros. Desde su gobierno aseguran que no pedirá una ampliación del periodo transitorio, que termina a principios del 2021.

Johnson celebró la última reunión de gobierno antes de ir a las urnas y el Parlamento cerró sus puertas. El ‘brexit’ ha hecho estragos entre los ‘tories’. La última renuncia de un peso pesado ha sido la de Phillip Hammond, hasta hace tres meses ministro de Finanzas y partidario de la permanencia en la UE. Hammond formaba parte de la veintena de rebeldes que votó contra una salida sin acuerdo y a los que Johnson echó del partido. Hace unos días era la exministra de Interior Amber Rudd, otra expulsada, la que decidía dejar la política.