26 sep 2020

Ir a contenido

Siguen las protestas

Activistas chilenos se desnudan ante comisaría por víctimas mortales de las protestas

Los manifestantes colgaron en la puerta de la comisaría una serie de carteles con los nombres de la veintena de personas muertas

El Periódico/Agencias

La protesta se produjo enfrente de la comisaría del municipio de San Miguel, cerca de un edificio perteneciente a la Fiscalía Sur.

La protesta se produjo enfrente de la comisaría del municipio de San Miguel, cerca de un edificio perteneciente a la Fiscalía Sur. / EFE

Un grupo de chilenos desnudos con el cuerpo pintado de blanco y simulando heridas de bala sangrantes protagonizaron este lunes una protesta frente a una comisaría de Santiago para recordar a sus agentes los 20 muertos que se registran hasta ahora en la ola de protestas que vive el país.

Los activistas colgaron en la puerta de la comisaría una serie de carteles con los nombres de la veintena de personas muertas, entre ellas tres peruanos, dos colombianos y un ecuatoriano.

Del total de fallecidos, cinco murieron presuntamente a manos de agentes del Estado, según el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

La protesta se produjo enfrente de la comisaría del municipio de San Miguel, cerca de un edificio perteneciente a la Fiscalía Sur.

Con el cuerpo pintado de blanco y simulando heridas, los manifestantes llegaron hasta la comisaría de San Miguel/ Reuters

Allí, un fiscal tomaba declaración a Josué Maureira, un estudiante universitario de 23 años que denuncia haber sido agredido, torturado, vejado, abusado sexualmente y amenazado de muerte por los Carabineros en otra comisaría cercana.

Insulto a carabineros

Algunos de los manifestantes que acompañaban a los activistas comenzaron a insultar a los agentes que se encontraban en el interior de la comisaría, acusándolos, entre otras cosas, de violadores.

Al mismo tiempo, los activistas, que ocultaban el rostro, se colocaron en la entrada principal de la comisaría para simbolizar un montón de cuerpos inertes, como si acabasen de morir en un pelotón de fusilamiento sobre los nombres de las víctimas reales de las protestas.

Pese a que la protestas transcurrían de forma pacífica, más allá de los improperios de algunos manifestantes hacia los agentes, la puerta de la comisaría se abrió unos centímetros y desde dentro lanzaron encima de los activistas una bomba lacrimógena.

A la primera le siguieron varias más que enseguida dispersaron a la multitud, de forma que la Gran Avenida José Miguel Carrera quedó envuelta en una nube de gas lacrimógeno.

Eso encendió todavía más los ánimos de los manifestantes, que elevaron los cánticos despectivos hacia las fuerzas de seguridad, al tiempo que exigían justicia por los ciudadanos que perdieron la vida o que sus derechos fundamentales fueron vulnerados por los agentes del Estado durante las protestas.

No se conocen cifras reales de heridos

El INDH contabiliza de momento más de 1.000 heridos, la mitad por arma de fuego, y 3.000 detenidos, aunque su director Sergio Micco reconoció a Efe que eso es solo lo que sus casi 200 observadores a nivel nacional pudieron detectar en estos once días de protestas, por lo que aseguró que las cifras reales son mucho mayores.

Por ello, el INDH ha solicitado al Gobierno que difunda las cifras reales de víctimas en la mayor ola de protestas de la historia democrática de Chile para pedir mejores salarios y pensiones, precios más justos para luz, gas, educación universitario y salud, y también la salida del presidente Sebastián Piñera, así como una nueva constitución.

Desde este lunes se encuentran en Chile sendos grupos de las Naciones Unidas y Amnistía Internacional para revisar las presuntas violaciones de derechos humanos cometidas durante el estado de emergencia que decretó Piñera, lo que hizo salir a las calles a las militares por primera vez desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Temas Chile