Ir a contenido

UN DIVORCIO COMPLICADO

La UE y el Reino Unido alcanzan un acuerdo para el 'brexit'

Los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE avalan el acuerdo de divorcio y confían en la ratificación por parte del Parlamento británico

Silvia Martinez

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro británico, Boris Johnson, en un encuentro en la sede de Naciones Unidas, el pasado septiembre. 

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro británico, Boris Johnson, en un encuentro en la sede de Naciones Unidas, el pasado septiembre.  / STEFAN ROUSSEAU (DPA)

El Reino Unido ya tiene un pie fuera de la Unión Europea. Los 27 jefes de Estado y de Gobierno europeos han dado este jueves su aval político unánime al acuerdo de divorcio pactado entre Londres y Bruselas. Si no hay retrasos de última hora, permitirá una salida ordenada del club el próximo 31 de octubre. Pese a la confianza expresada por el primer ministro británico, Boris Johnson, la incógnita es si el líder de los conservadores logrará los votos suficientes para que el Parlamento de Westminster ratifique este sábado el acuerdo de divorcio.

"Es justo y equilibrado para la UE y el Reino Unido. Es una evidencia de nuestro compromiso para encontrar soluciones", ha valorado el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, tras anunciar la fumata blanca. "Es un excelente acuerdo al borde del límite. Creo que es bueno para ambos, razonable, un justo resultado y refleja el mucho trabajo que ha requerido por ambas partes", ha celebrado también el 'premier' británico en su primera y puede que última cumbre europea.

Una conversación telefónica entre ambos dirigentes ha desatascado el pacto que se ha resistido varios días y que ha dejado fríos a muchos dirigentes europeos. "Personalmente, lo que siento hoy es tristeza porque en mi corazón siempre seré un 'remainer' (partidario de seguir en la UE) y si quieren regresar algún día nuestra puerta esté abierta", ha indicado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. "Lamento que el Reino Unido abandone la UE pero respeto su decisión. Siempre habrá un lugar en la mesa si un día deciden volver", ha coincidido el irlandés Leo Varadkar, quien espera "sinceramente" que Westminster ratifique el texto para poder empezar a reconstruir la relación futura a partir del 1 de noviembre. 

Votación en Westminster

Es lo que desea también Johnson, que confía en recibir los votos suficientes pese al rechazo anunciado por el Partido Unionista del Ulster (DUP). "Garantiza que recuperaremos el control sobre nuestras leyes, fronteras y dinero y que podremos realizar acuerdos comerciales. Confío en que cuando mis colegas en el Parlamento lo estudien votarán por él" porque "es nuestra oportunidad de lograr el 'brexit' y salir de la UE el 1 de noviembre", ha insistido.

Ese es el gran escollo al que se enfrentan ahora: la ratificación en una Cámara de los Comunes que ya ha tumbado tres veces el anterior pacto con Theresa May. Sin su visto bueno, el procedimiento de ratificación del acuerdo de retirada quedará bloqueado y se plantearía la necesidad de una nueva prórroga. "Nos ha dicho que confía en que tiene capacidad de obtener el voto", ha explicado el negociador europeo. "Quiero pensar que tiene la mayoría", ha dicho con prudencia el presidente francés, Emmanuel Macron. Si la obtiene, el siguiente paso será la ratificación en el Parlamento Europeo, que también debe dar luz verde. Los diplomáticos europeos creen que hay tiempo suficiente para concluir el proceso siempre y cuando el Parlamento británico lo apruebe. De lo contrario podría ser necesaria una nueva prórroga y si llega una petición Tusk ha anunciado que consultará con los estados miembros. 

Cuadratura del círculo

En todo caso, el 95% del texto es el mismo que el aprobado con May en el Gobierno. Concretamente, la única gran modificación corresponde al Protocolo para Irlanda y el mecanismo para evitar una frontera dura a la isla. Cuadrar el círculo no ha sido fácil. "Teníamos que reconciliar dos objetivos: incluir una solución legalmente operativa que evitara una frontera dura y que protegiera al mercado interior. Y que Irlanda del Norte siguiera en el territorio aduanero del Reino Unido. Las discusiones en los últimos días han sido difíciles pero hemos cumplido y lo hemos hecho juntos", ha dicho el negociador europeo, Michel Barnier.

El pacto, imposible hasta hace tan solo una semana, se ha cimentado sobre concesiones y cesiones importantes por parte de ambos bloques para responder a una situación excepcional. "Teníamos un cuadrado y un círculo y teníamos que convertirlos en uno y lo hemos conseguido", ha resumido el holandés Mark Rutte.

Temas: Brexit