Ir a contenido

Triste final

Las desgarradoras imágenes del rescate de una ballena muerta en el Támesis

Las instantáneas de su rescate mostraban al mamífero marino colgando sin fuerzas de la grúa antes de ser bajada a un camión

El Periódico/Agencias

Imagen de Hessy siento trasladado por una grúa hacia un camión.

Imagen de Hessy siento trasladado por una grúa hacia un camión. / The Sun/ Jim Bennett

La preocupación de los ambientalistas tras la aparición de una ballena jorobada en el río Támesis se tornó en tristeza. Apodado Hessy el Jorobado, el mamífero de unos 27 pies fue encontrado muerto, flotando entre Crayford Ness y el puente de la Reina Isabel II.

Antes de ser hallada sin vida, había informaciones sobre el peligro que este animal corría en el río al no poder encontrar alimento suficiente para sobrevivir. Julia Cable, de la organización benéfica británica Marine Life Rescue, dijo: "Según las fotografías que hemos visto, no parece tener muchas reservas de grasa". "Está nadando río arriba y río abajo, por lo que utiliza cada vez más reservas todo el tiempo", precisó.

Lamentablemente, en la tarde del miércoles, Hessy murió. Según las primeras pesquisas, esta ballena fue golpeada mortalmente por un barco. Las trágicas imágenes de su rescate mostraban a la majestuosa bestia colgando sin fuerzas de la grúa antes de ser bajada a un camión.

Foto: Jim Bennett /the sun

Desde allí, realizó su último viaje a un edificio donde la Sociedad Zoológica de Londres está llevando a cabo una necropsia para determinar a ciencia cierta la causa de su penoso deceso.

La organización benéfica de vida salvaje, Conservación de Ballenas y Delfines también se entristeció al enterarse de la muerte de la ballena, que según ellos fue "totalmente inesperada".

Las jorobadas se ven más comúnmente en las costas occidentales de Irlanda y Escocia, y es raro verlas aparecer en el Támesis. El grupo dijo: "Siempre existía la posibilidad de que el jorobado hubiera subido al Támesis porque estaba perdido o enfermo.

"Lamentablemente, miles de ballenas, delfines y marsopas mueren en las costas de todo el mundo cada año, algunas por causas naturales como enfermedades, desorientación y otras debido a la actividad humana, como la fuerte contaminación acústica subacuática de la actividad militar o la exploración petrolera".

Foto: Press Association

"Sin embargo, las ballenas más jóvenes no siempre migran durante los primeros años, por lo que no se sabe si él / ella ha estado en el área por un tiempo o tal vez está realizando una primera migración y ha logrado desviarse bien del curso", ha añadido.