12 ago 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Padre de un desaparecido de Ayotzinapa: "Hay altos cargos implicados"

Epifanio Álvarez, padre de uno de los 43 estudiantes, no cesa en su búsqueda de la verdad

Montse Martínez

Epifanio Álvarez, padre de Jorge, uno de los 43 estudiantes desaparecidos en el municipio mexicano de Ayotzinapa, en su visita a Barcelona.

Epifanio Álvarez, padre de Jorge, uno de los 43 estudiantes desaparecidos en el municipio mexicano de Ayotzinapa, en su visita a Barcelona. / MAITE CRUZ

La última vez que vio a su hijo, cenaron mano a mano. Jorge Álvarez, que entonces tenía 19 años, le contó que se sentía muy contento de haber ingresado en la escuela normal. Un paréntesis para explicar que se trata de una escuela donde se forman los profesores. No cualquier profesor sino aquellos a los que su compromiso social les empuja a llevar la educación a los lugares más recónditos de México. Epifanio, su padre, un hombre campesino del estado mexicano de Guerrero, le dijo que se sentía orgulloso. Y nunca más se supo. Jorge es uno de los 43 estudiantes desaparecidos en el municipio mexicano de Ayotzinapa hoy hace cinco años.

-¿Por qué ha venido a Barcelona? 

-Es muy importante salir a informar de nuestro caso, pedir el apoyo del exterior, eso nos ayuda, la presión exterior funciona. Participo en un foro internacional sobre la seguridad en México organizado por el Institut Català Internacional per la Pau (ICIP).

-Han pasado cinco años desde la desaparición de su hijo y sus compañeros y no hay una respuestas claras. ¿Cómo se siente?

-Con el Gobierno anterior fue muy difícil, obstaculizaron nuestro trabajo para dar con la verdad. Pusieron trabas para que no la supiéramos. Ahora, el nuevo Gobierno nos abre la puerte a una segunda etapa. Tenemos esperanza. Pero ya van 10 meses y aún no ha hecho nada. Crea desesperación. Esperamos algo concreto sobre el paradero de nuestros hijos. Es mucha la impotencia, la impunidad, todas las mentiras que se dijeron respecto a ellos. Llevamos cinco años luchando, no lo vamos a dejar.

-¿Espera encontrarlo con vida?

-La máxima esperanza es encontrarlos con vida pero si no fuera así, tenemos derecho a saber la verdad para que uno pueda hacer el luto y seguir con la vida. Estamos como en una pesadilla de la que no podemos despertar. Puede ser que hayan cogido a los muchachos para trabajar por ahí ocultos en algún lugar o estén en alguna cárcel.

-¿Por qué cree que no quieren decirles la verdad?

-Porque hay implicaciones de altos cargos. Nunca creímos la 'verdad histórica' de que una banda de narcos los mató y quemó los restos. Para nosotros es la 'mentira histórica'. El día en que desaparecieron, los chicos iban en autobuses hacia México para conmemorar la matanza de Tlatelolco, ocurrida en una protesta social el 2 de octubre del 1968. 

-¿Han intentado criminalizar a los chicos?

-Sí. Ellos nunca secuestraron los autobuses, como se ha hecho creer. Los desaparecidos son todos maestros rurales en lugares apartados, con un fuerte compromiso social, que explican los derechos allí donde van. Enseñan la lucha social y al Gobierno no le gusta. El Gobierno siempre quiere que estés callado, sometido. La escuela normal siempre está organizando manifestaciones. También dijeron que formaban parte de un cártel y que tenían armas. 

-¿Cómo vive una familia la desaparición de uno de sus miembros?

-Somos mi esposa y otros tres hijos, además de Jorge. Es muy difícil vivir. Nos hemos quedado todos destruidos. Ya no es lo mismo, ya no es vida. Por eso decimos que nosotros estamos muertos en vida. No disfrutas con nada, todo es diferente a lo anterior. No saber desgasta tanto física como moral y económicamente.

-¿Todavía cree en los políticos?

-No. La desconfianza existe. Decir y firmar un papel es fácil pero hacer es distinto. Ya han pasdo diez meses del inicio del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y aún no hemos visto nada.

-¿Tiene esperanza en encontrar la verdad?

Sí. Si no, no estaría perdiendo mi tiempo. Un padre y una madre luchan hasta el final por dar con la verdad. La lucha sigue. Necesitamos saber la verdad.Para nosotros, mientras no nos los entreguen, están vivos.

-¿Cree que México es un Estado de Derecho donde se cumplen las garantías?

-Se puede decir que México es un país sin ley porque mata quien quiere, hay más de 40.000 desaparecidos y en la morgue, más de 30.000 cadáveres esperando pruebas de adn. En nuestro caso, el Gobierno ha vulnerado los derechos chicos y los nuestros, de los padres.