Ir a contenido

Acuerdos con los EEUU

El Salvador despliega una patrulla fronteriza para frenar a inmigrantes

El Gobierno salvadoreño pondrá en operaciones una fuerza especial en la frontera con Guatemala y Honduras para detener el paso de las personas que intentan ir hacia el norte del continente

El Periódico

Caravana de inmigrantes centroamericanos.

Caravana de inmigrantes centroamericanos. / Reuters

Las autoridades de El Salvador han informado de que desplegarán una fuerza especial en las fronteras con Guatemala y Honduras, para contener los inmigrantes que buscan cruzar el territorio en su camino hacia Estados Unidos.

La medida forma parte de los recientes acuerdos que el Gobierno del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, firmó a finales de agosto con el secretario interino de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Kevin McAleenan, para frenar la inmigración ilegal.

Cientos de efectivos desplegados

El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública de la nación centroamericana no ha dado detalles de cuántos efectivos se desplegarán, pero una fuente cercana al asunto ha señalado a la agencia de noticias Reuters que el contingente estaría conformado por al menos 800 policías y 300 agentes de migración, que se instalarán en varios puntos "ciegos" de la frontera de El Salvador con Guatemala y Honduras.

Las autoridades han indicado que la Patrulla Fronteriza, como se le ha denominado a la nueva fuerza, iniciará operaciones en La Hachadura, una de las principales rutas que utilizaron el año pasado miles de centroamericanos para formar multitudinarias caravanas hacia el norte.

Acuerdos con los EEUU

Varios altos cargos estadounidenses, han tratado de alcanzar acuerdos migratorios con los gobiernos de Centroamérica para cumplir con la promesa del presidente estadounidense, Donald Trump, de frenar los flujos de inmigrantes hacia su país.

De acuerdo a cifras oficiales de El Salvador, en lo que va del año el número de salvadoreños que buscan ingresar a los Estados Unidos de forma indocumentada o por medio del asilo ha caído un 60 por ciento.