Ir a contenido

Será considerada una falta

Despenalizada en Nueva York la posesión de menos de 56 gramos de marihuana

A partir de ahora la posesión de menos de 56 gramos de marihuana deja de considerarse un delito en el estado

Con esta ley se beneficiarán miles de personas de todo el estado.

Con esta ley se beneficiarán miles de personas de todo el estado. / EFE

La entrada en vigor de la nueva ley que despenaliza la posesión de pequeñas cantidades de marihuana en el estado de Nueva York marca el inicio "de un nuevo capítulo en el sistema de justicia penal" estatal, afirmó el miércoles su gobernador, Andrew Cuomo.

Con esta ley, firmada por Cuomo el pasado julio, se beneficiarán miles de personas de todo el estado cuyas condenas previas por la posesión de menos de dos onzas (56 gramos) de la hierba, impuestas entre finales de la década de 1970 hasta mediados de junio de 2019, serán eliminadas.

A partir de ahora la posesión de menos de 56 gramos de marihuana deja de considerarse un delito en el estado y pasa a ser una falta castigada con un máximo de 50 dólares.

La multa podrá ser de hasta 200 dólares en caso de reincidencia y lo mismo ocurrirá si el consumo del estupefaciente se hace en público.

Al comienzo de su segundo cuatrienio, el pasado enero, Cuomo prometió obtener 300 millones de dólares en impuestos sobre la marihuana legal, así como puestos de trabajo para los más desfavorecidos y la reducción de las condenas para colectivos especialmente castigados por la penalización del consumo y posesión de esta hierba.

Cuomo recordó que por demasiado tiempo los latinos y afroamericanos han sido afectados de forma desproporcionada y sufrido las consecuencias de las leyes sobre la marihuana que han regido en el estado.

Los defensores de la legalización de la marihuana con fines recreativos han acogido la nueva ley como un paso positivo pero aseguran que no aborda ciertas consecuencias negativas que todavía conlleva la posesión de la droga.

Recuerdan que, pese a la legislación que rige desde hoy, la posesión mínima de marihuana puede causar problemas a inmigrantes y personas en situación de libertad condicional.

También destacan que la nueva ley deja la puerta abierta para que la policía continúe teniendo como blanco a comunidades como la afroamericana o los latinos.

Una decena de estados de EE.UU., entre ellos California, Colorado, Nevada, Oregón, Vermont y Washington, ya tienen regulado el consumo de marihuana.