Ir a contenido

Nuevas manifestaciones virulentas en Hong Kong

La policía tiene que disparar al aire para ahuyentar a los manifestantes, de los que 29 fueron detenidos el sábado

Adrián Foncillas

Enfrentamientos entre manifestantes y policías en Hong Kong, este domingo.

Enfrentamientos entre manifestantes y policías en Hong Kong, este domingo. / Photo by Lillian SUWANRUMPHA AFP)

La policía y los antigubernamentales volvieron a enfrentarse en las calles de Hong Kong con una fuerza inusitada que desliza el conflicto hacia la desgracia inexorable. Lo más positivo y sorprendente que dejó la jornada fue la ausencia de víctimas mortales pero es improbable que siga la suerte si los jóvenes siguen en su espiral violenta. Su compromiso del viernes de recuperar la vía pacifista no duró más de unas horas y sus tácticas de ataque a las fuerzas de seguridad de la excolonia han adquirido una virulencia exponencial en cada protesta. Una fotografía muestra a una joven apuntando con una pistola.

¿Qué está sucediendo en Hong Kong? Lo repasamos en 2 minutos. / ZML

El día empezó con la litúrgica manifestación pacífica. Esta vez fue en Tsuen Wan, un distrito periférico. La tensión ya se había desatado a media tarde y siguió en aumento hasta la noche. Los activistas atacaron a los agentes desplegados con barras metálicas, adoquines y cócteles molotov. Les acosaron, acorralaron y golpearon sin tiento hasta provocar que algunos sacaran a la desesperada la pistola o dispararan al aire para ahuyentarlos. En semanas anteriores habían evitado el enfrentamiento a corta distancia para dificultar las detenciones mientras ahora carecen ya de reparo ni bridas.

Cañones de agua

El día debía de ser recordado como el del estreno de los camiones con cañones de agua adquiridos por el Gobierno local para sofocar las protestas, pero la virulencia de los choques degradó su protagonismo a una nota a pie de página. Los efectivos policiales se vieron claramente desbordados en determinación y número por los activistas.  

Hong Kong entra ya en su tercer mes de protestas con aquel admirable movimiento pacifista que protestaba contra la ley de extradición plenamente instalado en el vandalismo y con utópicas reclamaciones. Pekín ha mostrado hasta ahora un tacto extremo frente a las peores revueltas en más de tres décadas, delegando su gestión al gobierno local y esperando que el tiempo limara la fuerza de los activistas.

En las protestas del sábado, un total de 29 personas fueron detenidas, según informó la policía de Hong Kong en un comunicado. Se trata de 19 hombres y 10 mujeres, de entre 17 y 52 años, arrestados por delitos como la reunión ilegal, posesión de armas ofensivas y agresión a agentes de policía.

Temas: China Hong Kong