Ir a contenido

Crisis migratoria

EEUU adelanta que el acuerdo con Guatemala es solo para refugiados

Un asesor de Donald Trump señaló que esto aplicará para personas de origen hondureño y salvadoreño y que puedan demostrar que son perseguidas o su vida está en riesgo

El Periódico

Migrantes guatemaltecos deportados de los Estados Unidos.

Migrantes guatemaltecos deportados de los Estados Unidos. / EFE

Mauricio Claver-Carone, el principal asesor para Latinoamérica de Donald Trump, aseguró que el acuerdo de asilo firmado entre los Estados Unidos y Guatemala, solo aplicará a los refugiados hondureños y salvadoreños y no a cualquier inmigrante.

"Es un acuerdo limitado que básicamente permitiría, en cooperación conjuntamente con Acnur (la Agencia de la ONU para los Refugiados), tramitar el proceso de personas que busquen asilo político bajo las normas internacionales de la convención de refugiados", proclamó durante un encuentro con un grupo reducido de medios, incluida la Agencia.

Los Gobiernos de los Estados Unidos y Guatemala firmaron el pasado 26 de julio un acuerdo sobre cooperación de asilo que obliga a los migrantes que atraviesan el país centroamericano a pedir asilo en el país centroamericano, en vez de en territorio estadounidense.

La definición de refugiados

El Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) define los refugiados como aquellas personas que huyen "para salvar sus vidas o preservar su libertad" a diferencia de los migrantes por razones económicas tienen derecho a pedir asilo siempre y cuando puedan demostrar que provienen de un país en conflicto, donde las circunstancias le obligan a buscar refugio.

O donde existen “fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas”, según afirma el Estatuto del Refugiado de la ONU de 1951, modificado en 1967. Los que van en búsqueda de un trabajo en el exterior no pueden, por lo tanto, considerarse refugiados.

Los objetivos del acuerdo

Claver-Carone, quien dijo que se reunió con la sociedad civil, el Gobierno, el Congreso y el poder Judicial, para poder explicar el acuerdo y dejar a un lado la "desinformación" y la "falta de comunicación", explicó la intenciones de los Estados Unidos y los beneficios "mutuos" de este pacto.

Porque el objetivo es que los países vayan "ayudando un poco" en la solución de la crisis migratoria para que las personas que "verdaderamente están perseguidas" bajo la condición de refugiado se puedan acoger a ese proceso, aunque Estados Unidos sufragaría los gastos que eso genere.

Los beneficios que tendría Guatemala sería la posibilidad de triplicar las visas H2A para trabajadores agrícolas temporales o mayores proyectos de desarrollo e inversión para que el país centroamericano pueda atender a su población y enfrentar los "problemas que actualmente" tiene, mejorando el nivel de vida de su ciudadanía.

Número limitado de personas

Claver-Carone, que abogó por la "transparencia" para que el pueblo y los medios de comunicación conozcan todo sobre este acuerdo que sólo aplicará a hondureños y salvadoreños, dijo que beneficiaría a un número "limitado de personas", aunque no lo detalló cuántas.

"El número de personas que son perseguidas por razones de los convenios internacionales en El Salvador y Honduras son mínimas. El número de migrantes por razones económicas es más grande, obviamente", acotó, y agregó que sería Acnur, que va a firmar próximamente un acuerdo con el Gobierno de Guatemala, el que lleve adelante todo el proceso.

"Sin Acnur no hay acuerdo. Nosotros podemos financiarlo, pero Acnur tiene que ser parte del procesamiento y desarrollo del acuerdo. Nosotros estamos contando con eso", proclamó en referencia ese convenio, que según el se firmará próximamente y que por ello hay una delegación de este organismo de la ONU en Guatemala.

Durante el tiempo que dure ese trámite, continuó, habría "un sitio donde tuvieran que estar", indicó al ser preguntado sobre si construirán centros para ellos, y añadió que los que no cumplan los requisitos para solicitar el asilo tendrán que ser deportados.

Cuestionado por la posibilidad de que la Corte de Constitucionalidad de Guatemala, el máximo tribunal del país, falle en contra de se acuerdo, Claver-Carone dijo que en la resolución preliminar, que aún no está en firme, los magistrados emitieron su fallo "basado en especulación" de los medios.