Ir a contenido

SITUACIÓN LÍMITE

El Open Arms pide a España que dé asilo a 31 menores que ha rescatado

El capitán del barco ha hecho la solicitud de carácter urgente ante la embajada de España en Malta

El Periódico

Inmigrantes rescatados por el ’Open Arms’ continúan a la espera de un puerto seguro. / TWITTER @OPENARMS_FUND

Pasan las horas y los días y sigue sin vislumbrarse en el horizonte una solución para los más de 500 migrantes rescatados por las oenegés Proactiva Open ArmsMédicos Sin Fronteras y SOS Méditerranée en aguas del Mediterráneo central en los últimos días. La Comisión Europea explora soluciones para los refugiados, pero ningún país se ha ofrecido de momento para acogerlos voluntariamente.

Este lunes, Open Arms ha evacuado de emergencia a Malta a ocho de los 159 migrantes que acoge desde hace 12 días. Se trata de dos mujeres con problemas de salud y de sus acompañantes. Se ha pactado que desembarcasen con sus familiares para evitar dañar su mermado estado anímico. A estas personas hay que sumar la evacuación la noche del domingo de un hombre afectado de tuberculosis por parte de la Guardia Costera italiana a Lampedusa y otras dos mujeres en avanzado estado de gestación y la hermana de una de ellas el 3 de agosto.

Además, la oenegé española ha solicitado este lunes a la Embajada española en Malta que dé asilo a los 31 menores que se encuentran en el barco, que permanece en aguas internacionales frente a la isla de Lampedusa a la espera de un puerto seguro. Según la misiva que el capitán de la embarcación, Marc Reig, ha enviado a la embajada, los 31 menores "cumplen las condiciones para ser reconocidos como refugiados" y ha indicado que esta situación ya se puso en conocimiento del Tribunal de Menores y de la Procuraduría de Menores de Palermo sin obtener respuesta.

El fundador de Open Arms, Óscar Camps, ha expresado su frustración por la falta de soluciones para los migrantes rescatados y ha acusado al presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, de permanecer "de perfil" ante esta dramática situación. "Estoy indignado porque no están haciendo nada y se olvidan además que este pabellón es español", ha lamentado en declaraciones a la Cope.

Respuesta del Gobierno español

A la espera de una respuesta a la demanda de asilo, hasta tres ministros del Ejecutivo de Sánchez, María Jesús Montero (Hacienda), Magdalena Valerio (Trabajo, Migraciones y Seguridad Social) y José Luis Ábalos (Ábalos), han vuelto a insistir este lunes en que la responsabilidad en este caso recae en Italia, país que ha aprobado recientemente una restrictiva ley antiimigración que castiga con multas de hasta un millón de euros y penas de prisión a las oenegés que atraquen sin permiso en sus puertos.

"El barco debería acudir al puerto más cercano a su alcance para que las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad puedan ser atendidas para que no sufran consecuencias irremediables e Italia y todos los países deben respetar la legalidad", ha manifestado Montero. Valerio ha reiterado los argumentos de su compañera de Gabinete y ha añadido que "España da sobradas muestras de solidaridad y liderazgo para que esta cuestión migratoria sea algo resuelto de manera coordinada por toda la UE". Y Ábalos ha negado que el Gobierno haya cambiado de posición con respecto a esta cuestión y ha instado a que "cada uno asuma su responsabilidad", en alusión al Ejecutivo italiano.

La Comisión Europea está en contacto con los estados miembros de la UE para intentar hallar una solución para los migrantes. "No hemos recibido una petición formal de ningún Estado miembro por el momento para iniciar la coordinación, pero hemos contactado con todos para explorar posibles opciones en caso de una potencial futura reubicación voluntaria de las personas en el navío", ha manifestado la portavoz comunitaria Tove Ernst, quien ha recalcado que la resolución de esta crisis "depende de la voluntad" de los gobiernos y que la Comisión no tiene competencias para coordinar operaciones de rescate en el mar ni para indicar en qué puerto deben desembarcar los rescatados.

Situación cada vez más frágil

Mientras tanto, la situación en los dos barcos, el 'Open Arms' y el 'Ocean Viking', cada vez es más frágil. Según ha explicado a la agencia Efe la jefa de misión de la oenegé española Anabel Montes, el ánimo a bordo "pende de un hilo". Los 151 migrantes están "en condiciones de hacinamiento" y físicamente "exhaustos". Se trata de una embarcación "con limitaciones", de solo 37 metros de eslora, y no está preparada para acoger a tantas personas juntas durante tanto tiempo, ni siquiera puede ofrecer una ducha para todos, ni siquiera para la tripulación.

El 'Ocean Viking', por su parte, se encuentra al límite de su capacidad después de rescatar este lunes frente a las costas de Libia a 105 migrantes, con lo que el número total a bordo asciende ya a 356 personas. Una cifra que podría ir en aumento en los próximos días, cuando se celebra la fiesta musulmana del Sacrificio y está previsto que los guardacostas libios bajen la guardia.

En ambos barcos miran ahora con preocupación al mar, cuyo estado está previsto que cambie a partir de este martes, con aguas más movidas y todo se complicará el miércoles, cuando se esperan vientos de 22 nudos y olas de hasta dos metros de altura. Unas inclemencias que pueden empeorar todavía más las condiciones de los rescatados.

Famosos con el Open Arms

El actor español mas internacional, Antonio Banderas, se sumó este domingo a las críticas a la política del ministro y se ha declarado horrorizado por la situación a que se ven sometidos los inmigrantes. Este lunes, ha sido Javier Bardem.

El pasado viernes fue el actor Richard Gere quien, con su propia embarcación, acudió cargado de víveres para aliviar la situación de los inmigrantes, con los que compartió conversaciones en la cubierta del buque de rescate.

"Nadie me dijo que viniera. Vine de forma espontánea. Estaba pasando las vacaciones con mi familia cerca de Roma y después de que se aprobara el decreto ley antiinmigración, una ley que nadie se podía creer, decidí visitar el barco de Open Arms, (organización) que conocí hace unos años en Barcelona", explicó.

Salvini respondió poco después a las críticas de Gere asegurando que la ley antiinmigración es necesaria para el país y para luchar contra los traficantes de seres humanos y las mafias, y con ironía, aconsejó al actor recibir a estas personas «en sus mansiones».