21 feb 2020

Ir a contenido

España sigue a la cola de la OTAN en gasto en defensa

Según las primeras estimaciones publicadas por la Alianza Atlantica en 2019 destinará un 0,92% del PIB, lejos del 2% de objetivo

Los ministros de defensa se reúnen este miércoles y jueves con el gasto y la respuesta a rusia como dos de los platos fuertes

Silvia Martinez

Desfile militar en Sevilla en el Día de las Fuerzas Armadas.

Desfile militar en Sevilla en el Día de las Fuerzas Armadas. / EFE / RAÚL CARO

España sigue un año más a la cola de la OTAN en gasto en defensa. Según la primera estimación presentada este martes por la Alianza Atlántica, el Gobierno español destinará en 2019 un 0,92% del Producto Interior Bruto (PIB) o 11.505 millones de dólares, lo que sitúa a España como el segundo país que menos invertirá, solo por delante de Luxemburgo (0,55%), un puesto por debajo del que ocupaba el año pasado cuando destinó 11.171 millones, y muy lejos todavía del 2% del PIB que se han marcado como objetivo los países aliados para el año 2024.

Según los cálculos de la OTAN, que servirán de base para la discusión que mantendrán este miércoles y jueves los ministros de defensa, son siete los países que alcanzarán este año el objetivo: Estados Unidos (3,42%), Grecia (2,24%), Estonia (2,13%), Reino Unido (2,13%), Rumanía (2,04%), Polonia (2,01%) y Letonia (2,01%). Además, están ya muy cerca de esa meta también Lituania (1,98%) y Turquía (1,89%) y se acercan Francia (1,84%), Croacia (1,75%) y la República checa (1,74%). 

“Cada vez más aliados están llegando al 2% de gasto. Este año esperamos que ocho países alcancen la meta frente a los 3 que había en 2014. Es una buena tendencia y esperamos que siga”, ha celebrado el máximo responsable de la OTAN. Las nuevas cifras suponen, según ha explicado el secretario general, Jens Stoltenberg, un incremento del gasto del 3,9% en el que se es quinto año consecutivo de incrementos, tras el avance del 4% registrado en 2018, el 5,8% de 2017, el 2,9% de 2016 y el 1,6% de 2015. Pese a las reiteradas presiones de Donald Trump, el porcentaje de gasto de los europeos así cómo de Canadá se mantendrá este año en el 1,55% del PIB.

El nuevo balance también confirma que son cada vez más los países que han aumentado el gasto en capacidades y son ya 16 los aliados que destinarán este año al menos el 20% del gasto en equipamiento. Este es el caso de Italia (20,6%), España (20,7%), Holanda (23,1%), Hungría (23,5%) y una docena de países más con Luxemburgo (44,6%) y Eslovaquia (41,7%) a la cabeza. “Ha habido un progreso impresionando y una señal de compromiso” así que “la OTAN está en el buen camino pero debemos mantener el impulso positivo”, ha reivindicado Stoltenberg destacando que a finales de año los europeos y Canadá habrán aumentado en "100.000 millones de dólares" sus aportaciones respecto a 2016.

Ultimátum a Rusia

Además de hablar de gasto militar, la reunión ministerial de defensa también abordará la situación en Afganistán, la política espacial y la violación por parte de Rusia del Tratado para la eliminación de Fuerzas Nucleares de medio y corto alcance (INF en sus siglas en inglés). El futuro de este pacto, firmado entre Washington y Moscú en 1997 y que Estados Unidos ha decidido abandonar por las continuas violaciones del mismo de parte de Rusia, sigue en el aire y Moscú tiene hasta el 2 de agosto para destruir, de forma verificable, sus misiles SSC-8. 

“Todavía hay tiempo: cinco semanas. El tiempo se acaba pero Rusia tiene tiempo para cumplir y respetar el tratado”, ha insistido Stoltenberg pidiendo responsabilidad a Moscú. “Desgraciadamente no hemos visto indicaciones de que Rusia tenga la intención de hacerlo. De hecho, continua desarrollando y desplegando nuevos misiles”, ha lamentado el ex primer ministro noruego reconociendo que el problema viene de lejos y que la primera vez que fue denunciado fue durante la cumbre de Gales de 2014 por el presidente estadounidense, Barack Obama.

Stoltenberg ha confirmado que el Consejo OTAN-Rusia se reunirá la próxima semana en Bruselas y que los ministros tendrán que decidir esta semana los pasos a seguir en caso de que Rusia no modifique su posición y empiece a destruir el arsenal de misiles. Aunque el secretario general de la Alianza ha eludido pronunciarse sobre posibles medidas, sí ha avanzado que su intención es evitar una escalada. “Nuestra respuesta será defensiva, medida y coordinada” y “no imitará lo que haga Rusia” porque “no tenemos la intención de desplegar nuevos misiles terrestres en Europa”, ha indicado.

Tal y como ha reiterado en otras ocasiones, el bando aliado no quiere entrar en una nueva carrera armamentística pero si Rusia sigue desplegando nuevos misiles deberán garantizar que “nuestra disuasión y defensa sigan siendo creíbles y efectivas. Este es el trabajo de la OTAN”, ha avisado. 

Temas OTAN