Ir a contenido

Estado de emergencia

Mueren 61 personas por la ola de calor y la sequía que azotan a la India

Las autoridades han informado que las temperaturas rebasan en algunas zonas los 50 grados centígrados y esto pone en peligro a los habitantes

El Periódico

Las altas temperaturas en la India provocan la muerte de animales y personas.

Las altas temperaturas en la India provocan la muerte de animales y personas. / AFP

Al menos 17 personas murieron en las últimas horas en el estado indio de Bihar por la intensa ola de calor que está asolando el país tras el retraso de la llegada del Monzón, lo que sitúa la cifra total de fallecidos durante los últimos días en 61, según han informado fuentes oficiales al diario local 'Times of India'.

Entre los distritos más afectados se encuentran Aurangabad, con una treintena de muertos, Gaya, con 20 y Nawada, con 11. El portavoz de la Autoridad de Gestión Nacional de Desastres (AGND) Pratyaya Amrit ha confirmado el último balance.

Emiten alertas

"Las autopsias realizadas muestran que la causa de la muerte se debe a la ola de calor. Estamos supervisando la situación y hemos emitido alertas en todos los distritos", ha manifestado Amrit, que ha señalado que la mayoría de fallecidos tenía más de 60 años.

Las temperaturas en el estado han rebasado los 40 grados centígrados y se espera que la ola de calor siga hasta el próximo martes. Se trata de una de las olas de calor más largas de las últimas décadas en el país, donde se han registrado temperaturas de hasta 50 grados centígrados durante un mes entero, sin interrupción.

Registros históricos

La capital, Nueva Delhi, registró el pasado 10 de junio una temperatura de 48 grados centígrados, un récord histórico para este mes. Los máximos, sin embargo, se han alcanzado en la localidad de Churu, en el estado occidental de Rajastán, donde el termómetro subió hasta los 50 grados centígrados el pasado 1 de junio.

Entre las causas de la larga duración de la ola de calor se encuentra el retraso de la llegada del monzón, que alcanzó finalmente el sur de India el pasado día 8, siete días más tarde de lo normal pero que todavía no ha llegado al norte del país.