Ir a contenido

Dimite el presidente de los conservadores franceses por la debacle en las elecciones europeas

Laurent Wauquiez justifica su decisión para no obstaculizar la reconstrucción de la derecha

Eva Cantón

Laurent Wauquiez celebra su elección como líder de Los Republicanos, el pasado domingo en París.

Laurent Wauquiez celebra su elección como líder de Los Republicanos, el pasado domingo en París. / AFP / JACQUES DEMARTHON

Una semana después de la debacle histórica sufrida por su partido en las elecciones europeas, el presidente de Los Republicanos, Laurent Wauquiez, ha anunciado su dimisión al frente de la formación conservadora heredera de la derecha gaullista. “Las victorias son colectivas, los fracasos son solitarios. Es necesario que asuma mis responsabilidades”, ha dicho en el informativo de TF1.

Con tan solo el 8,48% de los apoyos, la candidatura liderada por François Xavier Bellamy se situó el domingo 26 de mayo en cuarta posición, por detrás del partido de Marine Le Pen, la formación del presidente francés, Emmanuel Macron, y los ecologistas de Jannick Jadot.

Ese resultado, el peor de la historia de la derecha en las urnas, sumió al partido en una enésima crisis y Wauquiez se vio sometido a una fuerte presión interna para que abandonara el puesto al que llegó hace año y medio tras un proceso de primarias.

Estrategia criticada

Durante todo este tiempo, el también presidente de la región Auvernia-Ródano-Alpes, de 44 años, no ha logrado ganarse la simpatía de los franceses y su estrategia de abandonar el centro para escorarse a la derecha ha sido frecuentemente criticada por el ala moderada de su partido.

En los últimos días arreciaban las voces que le pedían dar un paso atrás, entre ellos el presidente del Senado y uno de los barones de Los Republicanos, Gérard Larcher, o Valérie Pécresse, presidenta de la región parisina y figura de peso en el partido, quien recordaba que Nicolas Sarkozy dimitió en 1999 cuando obtuvo el 12% de los votos.

“No solucionaremos el problema barriendo debajo de la alfombra”, le había advertido este domingo el presidente de la Comisión de finanzas de la Asamblea Nacional y exministro de Nicolas Sarkozy, Eric Woerth.

Riesgo de escisión

Además, Wauquiez se enfrentaba al riesgo de escisión en el grupo parlamentario de Los Republicanos, laminados por la victoria de Emmanuel Macron.  “Ya no hay derecha”, llegó a decir Nicolas Sarkozy cuando conoció el resultado de las europeas.

Wauquiez, que ha admitido su fracaso electoral, ha indicado que no quiere ser un “obstáculo” para la reconstrucción de la derecha. El partido no se ha recuperado aún de la derrota de François Fillon en las presidenciales del 2017, arrastrado por el escándalo de los supuestos empleos ficticios de su familia. 

La victoria de Macron hace dos años y el nombramiento del conservador Edouard Philippe como primer ministro inició el trasvase de los conservadores hacia las filas del presidente, y en los comicios al Parlamento Europeo Macron culminó el ‘sorpasso’ logrando el apoyo de muchos antiguos votantes de Fillon. En dos años, Los Republicanos se han dejado por el camino más de cinco millones de votos.

Ahora, según figura en los estatutos del partido, el vicepresidente delegado, Jean Leonetti, asumirá temporalmente la presidencia de Los Republicanos mientras se organizan unas nuevas elecciones primarias.

Temas: Francia