Ir a contenido

ACTO MULTITUDINARIO

Cristina Fernández presenta su libro en un acto con aroma a candidatura electoral

"Sinceramente" es record de venta en un país con la industria editorial por el piso

El acto de presentación en la Feria del Libro congregó a miles de seguidores que corearon gritos de "Cristina presidenta, Cristina presidenta"

Abel Gilbert

Seguidores de Cristina Fernández llenan la calle en la presentación de su libro. / AGUSTÍN MARCARIAN (REUTERS / VÍDEO: EFE)

La industria editorial ha caído más del 40% por la crisis y un solo libro la ha sacado de la terapia intensiva. Lo escribió nada menos que Cristina Fernández de Kirchner sin intermediarios. El 21 de mayo debería comenzar el primero de los juicios orales que debe enfrentar por presuntos hechos de corrupción y ella, que se siente condenada de antemano, entregó por anticipado su alegato en más de 600 páginas. Arropada por miles de seguidores, la expresidenta (2007-2015) lo ha presentado en la noche del jueves en la Feria del Libro. No fue solamente un evento cultural. Se trató, ante todo de un acto político con fuerte aroma electoral. Quienes la adoran o desprecian esperaron sin suerte que confirmara su candidatura presidencial para los comicios de octubre.

Lo que ha ocurrido con 'Sinceramente' desconcierta a propios y extraños. Desde hace 15 días un país habla de un libro. "Es un fenómeno sin precedentes", dijo Juan Boido, el director de Penguin Random House (PRH). "Llevamos impresos más de 300.000 ejemplares", informó. De acuerdo con el diario Perfil, que cita a fuentes de la editorial, se espera que el libro llegue al medio millón de ejemplares. "Me sorprendió cuando la editorial me dijo que 30.000 serían un éxito", dijo la ex mandataria. El éxito de ventas tiene sus singularidades. Fernández de Kirchner ha recibido informaciones de personas que han "juntado monedas" para comprarlo en conjunto. "Me han acariciado el alma". Durante la presentación, ella agradeció a "los miles y miles" que adquieron el libro "en momentos difíciles". 

Bajo una llovinzna pertinaz, gran parte del público le respondió con el grito "Cristina presidenta, Cristina presidenta". Sin embargo, Fernández de Kirchner no dejó entrever cuáles serán sus verdaderas intenciones de cara a octubre. Para algunos encuestadores, resultaría vencedora en una segunda vuelta electoral frente al actual jefe de Estado, Mauricio Macri. Otros creen que el Gobierno de derechas resultaría vencedor porque todavía es poderoso el "miedo al pasado" que encarna su figura. Además, Macri advierte a los argentinos que si él es derrotado Argentina puede convertirse en una nueva Venezuela.

UN NUEVO CONTRATO SOCIAL

En pocas semanas se sabrá si Cristina acepta ser candidata. Por lo pronto, ni el libro ni sus palabras durante la presentación pudieron sustraerse de las especulaciones alrededor de ese futuro cercano. Aunque evitó las alusiones al tema, la ex presidenta dijo que Argentina necesita construir "algo diferente a todo". Su oferta fue un "contrato social" de  "ciudadanía responsable"  que tenga "metas cuantificables y exigibles".

"Que el compromiso sea de todos. Primero del Estado de generar las políticas y segundo de los empresarios para generar ese empleo. Con la convicción de que no hay posibilidades en este mundo tan difícil que hoy tenemos de generar crecimiento económico sin mercado interno fuerte", ha subrayado, y ha puesto como ejemplo Estados Unidos, donde "la economía vuela". Cristina propuso un modelo de empresario en las antípodas de los existentes: José Ber Gelbard, quien en 1973 abandonó la jefatura de su poderosa empresa para convertirse en ministro de Economía de Juan Domingo Perón y consensuar con el sindcalismo y la patronal un "pacto social" que dos años más tarde terminó en una hiperinflación cuando Gelbard ya estaba fuero del Gobierno y el país se encaminaba al golpe militar en medio de un camino regado de sangre. Gelbard había sido afiliado secreto del Partido Comunista Argentino (PCA).

 'Sinceramente' atraviesa diferentes registros de escritura: desde el confesional y familiar a su mirada sobre diferentes momentos de su Gobierno. A la vez responde a las acusaciones que pesan en su contra por la muerte del fiscal Alberto Nisman y sobre su patrimonio personal. Todos los canales de televisión y los portales noticiosos transmitieron el acto en vivo. "Sinceramente narcisista", dijo el diario La Nación. La diputada Elisa Carrio, aliada esencial de Macri y la principal fiscal pública de la ex mandataria dijo que nunca leería un libro que, le dijeron, expresa un "resentimiento brutal". El diario de negocios El Cronista expresó su sopresa por el hecho de que Fernández de Kirchner se mostrara en público moderada y le pidiera a sus seguidores no silbar a Macri. En su diagnóstico de la economía fue no obstante enfática: "habló de la crisis como si fuera terminal". Sobre el final, el kirchnerismo comenzó a cantar "vamos a volver (al poder)". Por ahora, el retorno solo es en forma de libro.