Ir a contenido

Decisión muy criticada

Bolsonaro firma decreto para que la población en Brasil pueda armarse

El mandatario brasileño aseguró que con esto se regula la posesión, porte y comercialización de armas y municiones

El Periódico

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en la firma del Decreto de la Nueva Reglamentacion del Uso de Armas y Municiones.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en la firma del Decreto de la Nueva Reglamentacion del Uso de Armas y Municiones. / EFE

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, defendió el derecho de la población a armarse, al anunciar un decreto que liberaliza la importación, el comercio y la adquisición de armas y municiones en el país, que será publicado en el Diario Oficial de la Unión.

"Estoy haciendo algo que el pueblo siempre quiso", dijo Bolsonaro, tras firmar el decreto en una ceremonia en el palacio presidencial del Planalto. La nueva norma regula la posesión, porte y comercialización de armas y municiones para cazadores, tiradores deportivos y coleccionistas (CAC, por sus siglas en portugués), pero aseguró que el decreto no es un proyecto de seguridad pública.

Libre importación de armas

Con la medida, el gobierno permite la libre importación de armas y municiones, aumenta de 50 a mil la cantidad de cartuchos que pueden ser adquiridos al año por los CAC, además de autorizar el transporte de armas cargadas en el trayecto del domicilio del portador a los clubes de tiro, que estaba prohibido.

También amplía el plazo de validez del certificado de registro de armas para 10 años, así como todos los demás documentos relativos a la posesión y el porte de arma, y amplía el uso de armas de fuego a los pobladores de zonas rurales de la vivienda a todas sus propiedades, reportó la Agencia Brasil.

Establecimientos comerciales

La nueva ley ofrece un permiso expreso para que establecimientos acreditados por el Comando del Ejército, puedan vender armas, municiones y accesorios. En la práctica, esto debe ampliar el número de establecimientos comerciales que venden armas de fuego.

Otro cambio,  es la garantía del porte de arma a plazas de las Fuerzas Armadas con estabilidad asegurada, que tengan por lo menos 10 años de servicio, además de garantizar las condiciones del porte a militares inactivos.