TENSIÓN EN EL PAÍS CARIBEÑO

Maduro exige fidelidad a los militares y el número de muertos se eleva ya a cuatro

España afirma que no entregará a Leopoldo López sobre el que el Tribunal Supremo de Venezuela ha ordenado una orden de arresto

En Venezuela no va a haber intervención, golpe de Estado consolidado, ni guerra, remarcó Maduro.

En Venezuela no va a haber intervención, golpe de Estado consolidado, ni guerra, remarcó Maduro. / Reuters

Se lee en minutos

Agencias

Nicolás Maduro arengó este jueves a los militares a desarmar a los "traidores" y "golpistas" durante una visita que hizo al Ministerio de Defensa, 48 horas después del efímero levantamiento que estuvo encabezado por el líder opositor y jefe del Parlamento, Juan Guaidó. El presidente venezolano pidió lealtad a los soldados ante la situación que vive el país. “La Fuerza Armada Nacional Bolivariana debe mostrarse cada vez más subordinada al mando, cada vez más obediente, cohesionada, disciplinada, cada vez más socialista, antiimperialista, cada vez más chavista", afirmó Maduro ante la plana mayor del Ejército.

Durante su discurso, Maduro dijo a los uniformados que "ha llegado la hora de combatir, derrotando intentonas golpistas de traidores que se venden a los dólares de Washington". En este sentido, volvió a acusar al Gobierno de Estados Unidos por la sublevación del martes, que ha desencadenado dos días de protestas antigubernamentales. En estas dos jornadas de enfrentamientos entre los partidarios de Guaidó y la policía ya se contabilizan cuatro muertos y cerca de 200 heridos, según datos no oficiales. La últimas dos víctimas son los adolescentes Yoifre Hernández Vásquez, de 14 años, y Yosner Graterol, de 16, que fallecieron este jueves durante los enfrentamientos con las fuerzas policiales y del Ejército. Según la ONG Observatorio de Conflictos (OVCS), con estas dos últimas víctimas el número de fallecidos durante este año por acciones contra el Gobierno de Maduro se eleva ya a 57 personas.

Borrell desmiente que López esté asilado en la embajada española  

Mientras, el dirigente opositor Leopoldo López, liberado de la cárcel el pasado martes por Juan Guaidó y un grupo de militares, se encuentra, junto a su esposa y su hija de 15 meses, en la residencia de la embajada de España en Venezuelda, afirmó el ministro de Exteriores, Josep Borrell. "No está como asilado", explicó Borrell, que agregó: "De acuerdo con la legislación española, las demandas de asilo se tienen que producir en territorio español, por lo tanto el señor López no está como asilado, está simplemente como un huésped de la embajada hasta que se aclaren cuáles son los pasos a seguir”.

El Gobierno español ha asegurado en un comunicado que no tiene intención de entregar a Leopoldo López tras la orden de detención dictada por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela. En un comunicado, el Ejecutivo afirma que López, su mujer y su hija  se encuentran en la residencia del embajador de España en Caracas por voluntad propia en calidad de "huésped". España confía en que las autoridades venezolanas respeten la inviolabilidad de la residencia del embajador español en Caracas, añade la nota oficial.

Te puede interesar

Domicilio desvalijado

Mientras, la vivienda de Leopoldo López fue desvalijada este jueves, en un acto que ha sido atribuido a los servicios de inteligencia de Venezuela, según varios testigos. "Fue el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional), el Sebin de los malos porque hay sebines patriotas que quieren la libertad de Venezuela", afirmó Lilian Tintori, esposa de López, al entrar a su domicilio por primera vez para revisar los desperfectos.