Ir a contenido

OPERACIÓN POLICIAL

Arrestado el expresidente brasileño Michel Temer por corrupción

La detención se realizó en el marco del 'caso Lava Jato', el mayor escándalo político relacionado con la petrolera estatal Petrobras

Abel Gilbert

Michel Temer, el segundo presidente de Brasil en pisar la cárcel por corrupción. / MARCELO SAYAO (EFE / VÍDEO: EFE)

Michel Temer fue arrestado en Sao Paulo por agentes de la policía debido a su papel en la red de corrupción conocida como Lava Jato que destapó un gigantesco escándalo de desvíos de dinero de la estatal Petrobras. El expresidente interino (2016-18) intuía que su salida del Palacio Planalto sería cualquier cosa menos apacible. Los últimos meses de su gestión, surgida del golpe parlamentario contra Dilma Rousseff, estuvieron marcados por la permanente amenaza de los tribunales. De hecho, la fiscalía pidió abrir dos causas en su contra pero el Congreso bloqueó esos reclamos. Los tiempos se aceleraron al abandonar del poder. Así lo entendió el juez federal de Río de Janeiro, Marcelo Bretas, al detenerlo. Ahora, Temer comparte el mismo destino tras los barrotes de una cárcel con el hombre que había sido su aliado y luego combatió con sigilo y saña a la vez: Luiz Inacio Lula da Silva.

El juez Bretas tomó la decisión de apresarlo después de que Lucio Funaro, un integrante del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), el partido de Temer, lo señalara como uno de los participantes de esa trama corrupta. El magistrado extendió su orden al ex ministro de Minas y Energía, Wellington Moreira Franco, uno de los más estrechos colaboradores de Temer. El cerco judicial se estrechó después de que Funaro aceptó convertirse en delator premiado para atenuar su castigo. El ex asesor comenzó a hablar. Los investigadores comprobaron la veracidad de sus informaciones con documentos bancarios. Así pudieron llegar a las cuentas de Altair Alves Pinto, un colaborador estrecho de Eduardo Cunha, el expresidente de la Cámara de Diputados, actualmente preso. Alves Pinto, también conocido como el hombre de la maleta le transfería dinero a Temer proveniente de las coimas de la empresa constructora Odebrecht y otro grupo económico.

Temer abandonó la jefatura de Estado el 1 de enero de este año. Su sucesor, el ultraderechista Jair Bolsonaro, lo trató con cierto desdén durante la ceremonia de transición, una señal para los especialistas de que la suerte de Temer estaba echada. “Es una barbaridad”, dijo no obstante el ex mandatario interino. El MDB hizo una tibia defensa del ex presidente interino y dijo esperar que los tribunales restablezcan su libertad y respeten la presunción de inocencia. Desde que la Operación Lava Jato se puso en marcha, la justicia ha dictado sentencia en 50 casos. Fueron condenados 155 personas, entre ellas Lula. La suma de las penas totaliza 2.242 años y 5 días.