Ir a contenido

TERRORISMO SUPREMACISTA

Alerta generalizada en los centros de culto

La Casa Real, el Gobierno y la Generalitat se unen a las condolencias de todo el mundo

El Periódico

La policía vigila el Centro de Cultura Islámica de Nueva York.

La policía vigila el Centro de Cultura Islámica de Nueva York. / AP / Mark Lennihan

La matanza en dos mezquitas de Nueva Zelanda desató la alarma en muchos países, que ordenaron reforzar las medidas de seguridad y los controles en los alrededores de los centros de culto, especialmente las mezquitas. Fue el caso, entre otros, de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, donde se incrementaron los efectivos policiales en los centros a las horas de las celebraciones y plegarias.

Las reacciones de condena y los mensajes de solidaridad con Nueva Zelanda y las víctimas de la matanza también fueron generalizadas. El Gobierno español, en palabras de Pedro Sánchez, condenó el atentado "Es la sinrazón de los fanatismos y los extremismos", dijo el presidente en Twitter y confesó estar "conmocionado por los terribles ataques en Christchurch". "Mi pésame y apoyo a las víctimas, a sus familias y al Gobierno de Nueva Zelanda".

También se expresó la vicepresidenta, Carmen Calvo, quien aseguró que España “se siente muy cerca de las víctimas” al recordar el atentado del 11 de marzo del 2004 en Madrid. “Lo sucedido es algo completamente irracional e inaceptable  de violencia terrorista en el mundo”.

Condena de la Casa Real y minutos de silencio

La Casa Real se sumó también a las manifestaciones de condena. “En cualquier lugar del mundo los terroristas solo dejan desolación, dolor y tragedia en familias y sociedades”, dice la nota, hecha pública en Twitter. Y agrega: "Nuestro apoyo al pueblo de Nueva Zelanda y sus autoridades en estas horas de consternación".

La Generalitat, el Parlament de Catalunya y el Ayuntamiento, con sus máximos responsables a la cabeza, también llevaron a cambo sendos minutos de silencio en memoria de las víctimas, por las que también el Papa afirmó desde Roma que rezaría por ellas. Francisco expresó su "sincera solidaridad" ante el ataque terrorista en Christchurch calificó de actos de "una violencia sin sentido".

Consternación del Papa

El secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, envió un telegrama de pésame en nombre del Papa en el que aseguraba que el Pontífice está "profundamente entristecido" por lo ocurrido y en el que muestra su solidaridad a toda Nueva Zelanda y en especial a la comunidad musulmana. El Papa reza, añade el mensaje, por "la curación de los heridos, y para que tengan consuelo aquellos que han sufrido la pérdida de sus seres queridos”.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, también ha condenado "firmemente" el atentado. "Estoy entristecido y condeno firmemente el asesinato de personas inocentes mientras rezaban pacíficamente en mezquitas en Nueva Zelanda. Expreso mis profundas condolencias a las familias de las víctimas", ha dicho. "Hoy y todos los días debemos estar unidos frente al odio contra los musulmanes y todas las formas de intolerancia y terrorismo", ha agregado Guterres en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter.

Isabel II, jefa de Estado de Nueva Zelanda

El Reino Unido, por medio de la reina Isabel II y la primera ministra, Theresa May, se añadieron a las condolencias. "En nombre del Reino Unido, expreso mis más profundas condolencias al pueblo de Nueva Zelanda tras el espeluznante ataque terrorista en Christchurch. Mis pensamientos están con todos los afectados por este repugnante acto de violencia", tuiteó May.

"El príncipe Felipe y yo enviamos nuestras condolencias a las familias y amigos de todos aquellos que han perdido la vida", agregó la reina, que es jefa de Estado de Nueva Zelanda, perteneciente a la Mancomunidad de Naciones, junto a Australia y Canadá, entre otras muchas.