Ir a contenido

POLÉMICA EN CANADÁ

El Gobierno de Trudeau vive su mayor crisis política

La dimisión de una segunda ministra por un caso de supuestas presiones a jueces agrava la inestabilidad política

El Periódico

Justin Trudeau, primer ministro canadiense, durante un minin.

Justin Trudeau, primer ministro canadiense, durante un minin. / Mark Blinch (REUTERS)

La crisis política del Gobierno de Canadá se ha agravado con la dimisión de una segunda ministra del Gabinete de Justin Trudeau en protesta por las supuestas presiones ejercidas ante el poder judicial para favorecer a la mayor constructora de país.

La hasta ahora ministra del Tesoro, Janet Philpott, una de las personas más respetadas del Gobierno canadiense, ha anunciado de forma inesperada su dimisión, lo que añade más tensión a la grave crisis que está viviendo la política canadiense desde finales de enero.

En su carta de renuncia, Philpott dejó claro que ha perdido la confianza en el Gobierno dirigido por Trudeau y menciona al caso de la también ya exminitra Jody Wilson-Raybould. "Desgraciadamente, la evidencia de esfuerzos por políticos y funcionarios para presionar a la ministra de Justicia para que interviniera en el caso criminal de SNC-Lavalin, y la evidencia del contenido de esos esfuerzos, me han provocado graves preocupaciones", señaló Philpott.

Elecciones generales en juego

El primer ministro canadiense ha negado desde que estalló el escándalo que presionase a Wilson-Raybould y ha atribuido el conflicto a diferencias de interpretación. Sin embargo, la dimisión de Philpott, que es amiga personal de Wilson-Raybould pero también una persona considerada de gran integridad, añade más peso a la idea de que la presión sobre la exministra de Justicia fue excesiva.

Por su parte, Trudeau ha tratado de quitar importancia a la polémica de las últimas dimisiones de las exministras de su Gabinete, que se producen siete meses antes de que se celebren elecciones generales en el país.

Durante un mitin celebrado en las cercanías de Toronto ante decenas de seguidores liberales, el primer ministro canadiense declaró que sabía que "desde hace algún tiempo" la ya exministra de Tesoro no se sentía cómoda en el Gobierno. "Y aunque estoy decepcionado, entiendo su decisión de dimitir. Le quiero agradecer sus servicios", afirmó Trudeau ante los seguidores del gubernamental Partido Liberal.

El discurso de Trudeau fue interrumpido en varias ocasiones por individuos situados entre el público que criticaron al primer ministro o las políticas de su Gobierno. Como ha apuntado numerosos analistas políticos, será difícil que Trudeau sobreviva si continúa el goteo de ministros que dimiten de su Gobierno.

Temas: Canadá