29 may 2020

Ir a contenido

GOLPE A LA CASA BLANCA

Más de 50 expertos en seguridad nacional impugnan la emergencia de Trump

Un total de 58 altos cargos del Gobierno de EEUU niegan que exista una crisis en la frontera

Ricardo Mir de Francia

Donald Trump, durante su visita a la frontera con México en Río Grande, el 10 de enero del 2019.

Donald Trump, durante su visita a la frontera con México en Río Grande, el 10 de enero del 2019. / AP Evan Vucci

Sirvieron en los escalafones más altos del aparato de seguridad estadounidense. Son demócratas y republicanos. Y todos ellos han unido fuerzas para denunciar la emergencia nacional declarada por el presidente Donald Trump hace dos semanas en la frontera con México. “Bajo ninguna evaluación creíble hay indicios de que exista hoy una emergencia nacional que permita al presidente recurrir a fondos destinados a otros fines para construir el muro en la frontera sur”, dice la carta firmada por 58 expertos en seguridad nacional. La misiva lleva la firma de los exsecretarios de Estado Madeleine Albright y John Kerry; la exconsejera de seguridad nacional, Susan Rice; el extitular de Defensa, Ashton Carter; el antiguo director de la CIA Leon Panetta o el exembajador ante la ONU Thomas Pickering

La declaración conjunta de los exaltos cargos de la Administración busca contrarrestar los argumentos de la Casa Blanca y servir como opinión cualificada en las demandas judiciales presentadas contra la controvertida decisión del presidente. Hace solo unos días, 16 estados, todos ellos liderados por gobernadores demócratas salvo Maryland, presentaron una demanda conjunta contra la declaración de emergencia. El recurso argumentaba que la maniobra de Trump es inconstitucional porque viola “flagrantemente la separación de poderes”, al tiempo que pone en peligro los recursos naturales y los intereses económicos de la población de sus estados. 

Demandas separadas

Pero el suyo no es el único litigio que impugna la decisión de Trump de invocar los poderes extraordinarios del Ejecutivo para obtener los fondos que le negó el Congreso para la construcción del muro. Varias organizaciones como la Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLU) han presentado sus propias demandas por separado. 

Eso en el plano judicial porque también se espera un contrataque político. A instancias de los demócratas, el Congreso votará esta misma semana una resolución para bloquear la declaración de emergencia. La iniciativa tiene prácticamente asegurada su aprobación en la Cámara baja, donde la oposición tiene mayoría, y no se descarta que supere también el Senado, donde le bastarían un puñado de votos republicanos. En cualquier caso, la Casa Blanca ya ha sugerido que Trump vetará la resolución si acaba siendo aprobada, por lo que todo quedaría en una mera repulsa política sin consecuencias legales. 

Descenso de entradas ilegales

La carta de los expertos en seguridad nacional se apoya en las estadísticas oficiales para disputar la supuesta “invasión” de inmigrantes, drogas y traficantes de personas invocada por Trump para justificar la emergencia. Constata que la cifra de entradas ilegales en Estados Unidas es una de las más bajas de los últimos 40 años, una cifra que se deriva de los inmigrantes aprehendidos en la frontera. Eso mismo reflejan los datos de las llamadas entradas no detectadas. De los 851.000 inmigrantes que se colaron en el país en el 2006 se pasó a solo 62.000 en el 2016. 

Los firmantes de la misiva también disputan que el muro vaya a servir para frenar el narcotráfico porque la “gran mayoría de opioides” (principalmente heroína) entran el país a través de las aduanas oficiales. A modo de conclusión afirman que la declaración de emergencia “socava la seguridad nacional de EE UU y sus intereses en política exterior”.