Ir a contenido

CRISIS EN VENEZUELA

Maduro califica al Gobierno de Trump de "pandilla de extremistas"

El dirigente expresa su esperanza de que el Ejecutivo de Washington sea derrotado "por una poderosa opinión pública mundial"

El Periódico

Una simpatizante de Maduro sostiene un cartel del mandatario y otro de Hugo Chávez  en una manifestación en Caracas. 

Una simpatizante de Maduro sostiene un cartel del mandatario y otro de Hugo Chávez  en una manifestación en Caracas.  / RODRIGO ABD (AP)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha calificado al Gobierno estadounidense de Donald Trump de "pandilla" de extremistas y ha considerado consideró que el grupo de supremacía blanca Ku Kux Klan parece estar en la Casa Blanca.

En una entrevista con la BBC divulgada este martes, Maduro ha insistido en que no permitirá la entrada a su país de ayuda humanitaria porque supondría justificar una intervención de Estados Unidos. Maduro ha expresado su esperanza de que "este grupo extremista en la Casa Blanca sea derrotado por una poderosa opinión pública mundial".

Más de 40 países, entre ellos España y el Reino Unido, han reconocido al líder opositor venezolano, Juan Guaidó, como presidente interino, mientras Maduro afronta presiones internacionales para convocar elecciones presidenciales. "Es una guerra política, del imperio de Estados Unidos, de los intereses de la extrema derecha que hoy gobierna, del Ku Klux Klan, que gobierna la Casa Blanca, que quiere apoderarse de Venezuela", resaltó el gobernante izquierdista a la cadena británica.

Farsa

Al ser preguntado por si creía que Trump es de una "supremacía blanca", Maduro ha contestado: "lo es (...) nos odian, nos menosprecian porque solo creen en sus propios intereses y en los intereses de EEUU". Sobre la ayuda humanitaria, ha sostenido que Venezuela tiene "la capacidad para satisfacer todas las necesidades de su pueblo".

El gobernante, que ha culpado a las sanciones impuestas por EEUU de or la crisis económica en su país, ha agregado que la intención de Trump es "crear una crisis humanitaria para justificar una intervención militar". "Esto es parte de la farsa. Es por ello que, con toda dignidad, nosotros les decimos que no queremos sus migas, su comida tóxica, sus sobras", aseveró.