Ir a contenido

DRAMA HUMANO

Los gemelos siameses de Yemen mueren antes de ser evacuados

Los médicos alertaron días atrás de que no sobrevivirían si no iban a otro país por falta de recursos y medios en Sanaa

Cuatro años de guerra han devastado al país árabe y han provocado una hambruna que ha matado a unos 85.000 niños

Ana Alba

Alí al-Bahshani, abuelo de los gemelos siameses, traslada su cadáver a la salida de la mezquita de Sanaa donde se realizó el funeral.

Alí al-Bahshani, abuelo de los gemelos siameses, traslada su cadáver a la salida de la mezquita de Sanaa donde se realizó el funeral. / KHALED ABDULLAH (REUTERS)

Los gemelos siameses que nacieron en Yemen hace casi tres semanas y necesitaban tratamiento médico urgente han muerto en el Hospital Al Thawra de Sanaa, la capital yemení, según ha anunciado este domingo el Ministerio de Sanidad de la zona de Yemen controlada por los hutís en un comunicado difundido por la agencia Saba.
La muerte de los pequeños, que no pudieron ser evacuados de su país para que les intentaran salvar la vida, refleja la terrible situación que sufren los niños yemenís a causa de la guerra. 

Los recién nacidos, Abdul Jaleq y Abdul Rahim, que permanecían en la incubadora con respiración asistida, tenían cabezas, columnas vertebrales, pulmones, corazones y sistemas digestivos separados, pero compartían hígado, riñones, brazos y piernas.

Los médicos que los trataban alertaron hace unos días de que no sobrevivirían en el hospital de Sanaa donde estaban ingresados, cuyos recursos son prácticamente inexistentes después de años de cruenta guerra. Los doctores subrayaron que la única salvación de los niños era que los evacuaran a otro país e instaron a la ONU a encargarse de sacarlos. "Espero que los puedan transportar al extranjero lo antes posible", había declarado el doctor Faisal al Babili, jefe de la unidad de Pediatría del Hospital Al Thawra de Sanaa.

País devastado

Babili djo a la agencia Reuters que los médicos no podían llevar a cabo ni siquiera pruebas de diagnóstico básicas como TAC o resonancias y mucho menos separar a los bebés, en caso de que fuera posible. "No podrán sobrevivir en Yemen bajo las circunstancias sociales, políticas y económicas de este país", afirmó Babili.

La guerra en Yemen ha devastado el país, incluido el sistema sanitario. Los hospitales no tienen capacidad para atender a los pacientes porque los equipos médicos están dañados por los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí y porque no disponen ni de los medicamentos básicos.

Los medios de comunicación internacionales se hicieron eco de la llamada de los doctores, pero no sirvió de nada. El aeropuerto de Sanaa, controlado por los hutís, se cerró a los vuelos civiles en el 2015 porque la coalición liderada por los saudís que lucha contra los hutís controla el espacio aéreo de Yemen. Solo los aviones de la ONU pueden aterrizar en Sanaa. La coalición cerró el espacio aéreo después de que los hutís atacaran con misiles a la vecina Arabia Saudí. Reabrir el aeropuerto e uno de los puntos importantes en las negociaciones de paz auspiciadas por las Naciones Unidas y que empezaron el pasado diciembre en Estocolmo.

Oferta saudí

Los hutís han llamado a la ONU a que "se reabra el aeropuerto a pacientes y casos humanitarios inmediatamente", según la agencia Saba. La organización saudí Centro de Asistencia y Tareas Humanitarias Rey Salman anunció el jueves pasado que intentaría buscar la manera de sacar a los niños de Sanaa para que los atendiera en territorio saudí un equipo médico cualificado, según un comunicado difundido por la agencia estatal saudí SPA.

Los casi cuatro años de guerra en Yemen han enfrentado al movimiento hutí, aliado de Irán, contra la coalición liderada por los saudís que busca restablecer el gobierno de Abd-Rabbu Mansur Hadi, derrocado por los hutís en el 2014. 

El conflicto ha matado a decenas de miles de civiles en bombardeos y ha provocado una terrible hambruna que afecta a 14 millones de los 29 millones de habitantes del país y que ha acabado con la vida de unos 85.000 niños, según datos de la oenegé Save the Children. Los precios de los alimentos se han incrementado en un 68% y los de la gasolina y el gas han subido un 25% respecto al año pasado.

Temas: Yemen