Ir a contenido

INICIATIVA HUMANITARIA

Los alcaldes mediterráneos se conjuran contra el drama migratorio

Colau y otros ediles españoles e italianos se reúnen en Roma contra "el naufragio" de los gobiernos y la UE en esta problemática

Rossend Domènech

Ada Colau (centro), junto a los demás alcaldes que han participado en el encuentro sobre inmigración y el director de Open Arms, Oscar Camps (derecha).

Ada Colau (centro), junto a los demás alcaldes que han participado en el encuentro sobre inmigración y el director de Open Arms, Oscar Camps (derecha). / JAIME CASTRO (EFE)

"Salvar vidas es innegociable, y no autorizar salidas de barcos o negarles un puerto, es un crimen", reza el articulo cinco de un manifiesto que sella la alianza entre varios alcaldes de España, Italia y otros países europeos que este sábado han firmado en Roma con la pretensión de combatir el drama humanitario que se vive en el Mediterráneo. El viernes por la noche el papa Francisco también recibió a los impulsores de la iniciativa, entre los que se encuentra el director de la oenegé catalana Proactiva Open Arms, Oscar Camps.

La alianza de Roma "es solo un primer paso", ha explicado Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, que asitió al encuentro junto con sus homólogos de Madrid, Zaragoza, Nápoles, Palermo, Bolonia, Latina y Siracusa (Sicilia). A estos se unen otros, principalmente de Alemania, que no estuvieron presentes en el encuentro romano.

"La Unión Europea naufraga, porque viola la ley de mar", ha dicho Colau durante la rueda de prensa. "El documento firmado es una plataforma para toda Europa", ha añadido a este dario Leoluca Orlando, alcalde de Palermo (Sicilia), el primero en Italia que se ha negado a aplicar el llamado decreto sobre la seguridad de Interior y que sigue admitiendo a inmigrados en el registro civil de la ciudad. La prohibición de hacerlo, impulsada por el Ejecutivo de Roma, ha echado a la calle a miles de inmigrantes con deecho a obtener asilo, por lo que ahora carecen de cualquier documento para pedir trabajo, acudir al médico o inscribir los hijos a la escuela. "Eso es lo que crea inseguridad y no la acogida", ha dicho el alcalde de Bolonia, Virginio Merola.

Los ediles han coincidido en denunciar que "la inseguridad la crean los estados", además de la Unión Europea, a la que han acusado de no cumplir con los tratados internacionales, la ley del mar y "los más elementales principios humanitarios".

La red europea de alcaldes que ha empezado a andar en Roma "no pretende sustituir las tareas de salvamento de emigrantes que cruzan el Mediterráneo", sino que nace con la vocación de colaborar con ellas "en las tareas de acogida y posterior atencion" de quienes huyen de guerras y del hambre. Los dirigentes han denunciado que "Europa se hunde en la gestión de los inmigrates" y que los gobiernos se atribuyen prerogativas de los alcaldes que no pueden asumir, como ha subrayado Merola.

En este momento en el Meditarráneo no opera ninguna nave de oenegés, por no contar con los permisos públicos para salir de los puertos o porque están secuestradas en otros. "Por eso decimos que la política de los Estados europeos no nos representa”, ha dicho Colau. La alcaldesa de Barcelona ha recordado que en los últimos cinco años 17.000 personas han muerto ahogadas en el Mediterráneo "una masacre".

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha pedido una "profunda reforma de la legislación europea" para que "todas estas políticas que equiparan a los seres humanos como ilegales dejen de llevarse al terreno de la seguridad". "No se trata de un problema de seguridad, sino de flujos migratorios que deben ser ordenados", ha sostenido. "

"Todos tenemos derecho a tener miedo de un enemigo", ha subrayado el alcalde de Palermo. Orlando ha insistido en que los enemigos no son los inmigrantes, "como se intenta hacer creer". Y ha citado el caso de ocho comerciantes bengalís que, cuando se presentaron doce lugartenientes de la mafia para extorsionarles con una forma de peaje, los denunciaron a la policía, que les arrestó. "¿Quienes son los más palermitanos?", ha preguntado.