Ir a contenido

TRAGEDIA EN EL SUDESTE ASIÁTICO

La furia divina del Krakatoa

El volcán registró su erupción más violenta en 1883, unas 10.000 veces más intensa que la bomba atómica de Hiroshima

Víctor Vargas Llamas

Fotografía aérea del volcán Anak Child Krakatoa en erupción en el estrecho de Sunda, frente a la costa del sur de Sumatra y el extremo occidental de Java.

Fotografía aérea del volcán Anak Child Krakatoa en erupción en el estrecho de Sunda, frente a la costa del sur de Sumatra y el extremo occidental de Java. / Nurul HIDAYAT/AFP

Cuenta la leyenda que al principio de los tiempos, antes siquiera de que los antepasados de la isla indonesia de Krakatoa se atrevieran a poner cara a las deidades a las que adorarían por los siglos de los siglos, ya tenían muy claro cuando debían mostrarse temerosos por despertar la ira de sus ídolos celestiales. Una furia que se tornaba terrenal en la incandescencia incontrolable del magma y que anunciaba su llegada bajo el estruendoso rugir que brotaba del interior de este volcán homónimo a la isla que lo acoge. Era la voluntad del dios Vulcano, o eso creían los ancestros  de los habitantes de esta isla indonesia, que trataban de calmar su cólera sacrificando a niños y jóvenes inocentes.

Ya en los siglos V y VI d.C. se acreditan furiosas erupciones del Krakatoa --padre del Anak Krakatoa, origen del actual tsunami--. Así lo ilustra el Libro javanés de Reyes en uno de sus fragmentos al describir la explosión del 417 d.C:  "Un sonido fue escuchado de la montaña Batuwara… Un ruido similar de [la montaña] Kapi...  El mundo entero fue sacudido enormemente, acompañado por fuerte lluvia y tormentas, pero no solo no hizo esta fuerte lluvia extinguir el fuego de la erupción de la montaña Kapi, sino que aumentó el fuego; el ruido era espantoso, por fin Kapi con un rugido enorme se rompió en pedazos y se hundió en lo más profundo de la tierra. El agua del mar se elevó e inundó la tierra, el país al este de la montaña Batuwara, al Rajá de montaña Basa, fue inundado por el mar; los habitantes de la parte del norte del país Sunda al Rajá de montaña Basa se ahogaron fueron arrastrados con toda la fuerza del agua".

Poco más de un siglo después, en el año 535 d.C., expertos en la materia relatan que un nuevo estallido del volcán fue de tal intensidad que incluso pudo ser el responsable del cambio climático que se experimentaron en ese periodo. Un extremo que a día de hoy no ha sido corroborado irrefutablemente y que, en caso de hacerlo, equipararía el tremendo potencial del Krakatoa con la erupción del también volcán indonesio Tambora, que en abril de 1815 registró un estallido tan brutal que condicionó el ecosistema y la supervivencia a miles de kilómetros del sudeste asiático. La tremenda expulsión de gases con azufre tapó la visión del sol, fulminando del calendario la estación del verano en el hemisferio Norte, afectando a sus campos de cultivo y llevando a la hambruna a una cantidad ingente de personas. Más de 60.000 víctimas perdieron la vida en una macabra jugarreta de la naturaleza que apenas tuvo una lectura positiva: esa densa penumbra fue la inspiración definitiva para que la escritora Mary Shelley plasmara Frankensteinsu obra cumbre, y su compatriota, el poeta británico Lord Byron, con el que compartía refugio mientras el sol seguía apagado, escribiera Oscuridaduna de sus obras más aclamadas.

Pese a que durante los siglos posteriores la actividad del volcán fue elevada, no fue hasta 1883 que se produjo su erupción más violenta hasta el momento, de unos 200 megatones, lo que supone 10.000 veces más fuerte que la bomba atómica lanzada en Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial. Mató a más de 36.000 lugareños, arrasó con casi 19 km de montaña, la ceniza se elevó hasta 80 km y emitió un ruido de tal estrepito que se apreció incluso en Australia, a más de 5.000 km de distancia, considerándose el mayor registrado en la Historia de la Tierra al superar el umbral de los 180 dB. Leyenda o no, los descendientes de los lugareños hablan de que algunas personas que estaban a más de 40 km del volcán se quedaron sordas a causa del fenómeno.