Ir a contenido

Crisis regional

Maduro asegura que los EEUU tienen un plan para derrocarlo y asesinarlo

El mandatario venezolano involucra a Colombia y Brasil en el "complot" en su contra

La OEA, en tanto, expresó a pedido de Washington su inquetud por la presencia de aviones rusos en Venezuela

Abel Gilbert

El presidente venezolano  Nicolas Maduro  habla durante una rueda de prensa  en la Sala de Prensa Simon Bolivar  del palacio de Miraflores en Caracas  Venezuela.  EFE Cristian Hernandez

El presidente venezolano  Nicolas Maduro  habla durante una rueda de prensa  en la Sala de Prensa Simon Bolivar  del palacio de Miraflores en Caracas  Venezuela.  EFE Cristian Hernandez / EFE

El presidente Nicolás Maduro volvió a agitar el fantasma de una intervención norteamericana en los asuntos internos."Vengo otra vez a denunciar el complot que desde la Casa Blanca se prepara para violentar la democracia venezolana, asesinarme e imponer un Gobierno dictatorial". En rueda de prensa, Maduro apuntó especialmente contra John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump. Brasil y Colombia, aseguró, no son ajenos a esa conjura. Siempre de acuerdo con el mandatario venezolano, en la base norteamericana de Eglin se prepara un ataque en contra de las bases de la aviación militar en Puerto Cabello, Palo Negro y Barcelona. A la vez, Maduro dijo contar con información de inteligencia según la cual se está "está entrenando un grupo paramilitar denominado el G8" en el departamento colombiano del Norte de Santander. Se trataría de "734 mercenarios, entre colombianos y venezolanos" dispuestos a realizar "en cualquier momento" ataques contra unidades militares fronterizas e iniciar luego "una escalada violenta que confunda a la opinión pública y justifique cualquier otra acción militar contra Venezuela".

Su colega colombiano Iván Duque desestimó  las aseveraciones lanzadas desde Caracas. "Colombia no está bajo ninguna circunstancia fraguando o pensando ningún acto hostil ni ningún acto de actitud belicista con ningún país de la región". En el peor momento de las relaciones bilaterales, Duque advirtió:"no vamos a permitir que se empiecen a tejer ese tipo de dudas o acusaciones. Esas acusaciones debe ser rechazadas por todos los colombianos y lo que debe quedar claro es que quienes están ejerciendo la dictadura en contra de sus ciudadanos, deben responder ante la justicia internacional".

El papel de Brasil

Maduro cree que el giro a la ultraderecha en Brasil, un ex socio estratégico del chavismo, no puede ser pasado por alto en el dispositivo que se prepara contra su país. En ese sentido, aseguró que Bolton le tiene preparado a Jair Bolsonaro un papel relevante en los planes de Washington. "Hamilton Mourao (el vicepresidente electo de Brasil) declara todos los días como presidente paralelo en Brasil (...) todos los días fija la pauta de lo que va a ser la política de ese gobierno (...) todos los días dice que va a invadir a Venezuela, que Brasil va a utilizar sus fuerzas militares". 

Críticas de la OEA

Las nuevas declaraciones de Maduro tienen como trasfondo los ejercicios de defensa que realizan Caracas y Moscú en los que se contempla el desplazamiento de bombarderos rusos. Las maniobras son precedidas por los roces entre Trump y Vladimir Purin por la cuestión ucraniana. La Casa Blanca expresó su preocupación por el fortalecimiento de los lazos militares entre Vanezuela y Rusia. En este contexto, la Organzación de Estados Americanos (OEA), donde Washington tiene un peso determinante, expresó su "alta preocupación" por la presencia en territorio venezolano de aviones "con capacidad de uso de armas nucleares". Para la OEA, la llegada de dos poderosos  Tu-160, el avión de transporte An-124 y un avión de pasajeros Il-62, es un acto "lesivo de la soberanía venezolana" y anticonstitucional.La "misión militar extranjera" no ha sido autorizada por la Asamblea Nacional (Congreso), hegemonizado por la oposición. venezolanas".

Crisis diplomática en ciernes

El 10 de enero de 2019 Maduro debe iniciar su segundo período de Gobierno, más de medio año depsués de haber ganado unas elecciones cuyo resultado fue puesto en entredicho por sus adversarios políticos. Los senadores estadounidenses Marco Rubio y Bob Menéndez  le pidieron a Trump que rechace la legitimidad de Maduro y reconozca a la Asamblea Nacional como la única institución democrática venezolana. Frente a la posibilidad que que algunos países retiren en ese momento a sus embajadores en señal de protesta, Maduro dijo que no aceptará un "chantaje" diplomático. "Los Gobiernos que hagan lo que quieran, si se quieren ir de Venezuela con sus embajadores, que se vayan todos, que se vayan". A pesar de haber perdido a sus principales aliados en Sudamérica, Maduro consideró que su país "tiene suficientes amigos en el mundo que nos respetan y nos quieren". Además de Rusia, Maduro ha afianzado sus vínculos con Turquía y China.