Ir a contenido

Sanciones al reino

Los Senadores de los EEUU están empeñados en castigar al príncipe heredero saudí

Como parte de las secuelas del caso Khashoggi, algunos legisladores republicanos ya analizan la forma en que aplicarán estos castigos

El Periódico

Turkey is seeking the arrest of two former aides to Saudi Crown Prince Mohammed bin Salman who were dismissed amid the fallout from the killing of Washington Post columnist Jamal Khashoggi  G20 Press Office via AP  File 

Turkey is seeking the arrest of two former aides to Saudi Crown Prince Mohammed bin Salman who were dismissed amid the fallout from the killing of Washington Post columnist Jamal Khashoggi  G20 Press Office via AP  File  / G20 Press Office

Los Senadores republicanos estadounidenses no dudan en que lo correcto es castigar al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman, por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y dijeron que quieren votar la próxima semana algunas propuestas de sanciones a Riad, pero aún buscan un acuerdo sobre la mejor manera de hacerlo.

A pesar de que el presidente Donald Trump quiere mantener estrechos vínculos con Arabia Saudita, varios de sus compañeros republicanos se han sumado a los demócratas, que culpan al príncipe heredero de la muerte de Khashoggi y respaldan el fin al apoyo al reino en la guerra de Yemen, imponiendo sanciones y cancelando las ventas de armas.

No hay consenso

Sin embargo, otros se oponen firmemente a vincular el conflicto de Yemen con el asesinato del periodista. “Sería un error fracturar la relación con los saudíes. No se basa tanto en la amistad como en intereses comunes, combatir el extremismo en Medio Oriente y contrarrestar la amenaza iraní”, dijo el senador republicano John Cornyn.

Cinco senadores republicanos y demócratas se reunieron a puertas cerradas para discutir cómo seguir adelante, pero no llegaron a un compromiso que pueda obtener el apoyo suficiente de ambos partidos en el Senado. La falta de acuerdo contrastó con las duras palabras de algunos senadores contra el príncipe heredero y gobernante de facto del reino, quien negó conocer la operación en que mataron a Khashoggi el 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul.