Ir a contenido

INFORME EUROPEO

La inmigración irregular en Europa desciende a niveles previos a la crisis excepto en la ruta occidental

Un total de 57.000 personas entraron a la UE por España de manera irregular durante este año

La Comisión espera concluir la reforma del sistema comunitario de asilo antes de las elecciones europeas

Ana García

Un grupo de inmigrantes a su llegada al puerto de Málaga.

Un grupo de inmigrantes a su llegada al puerto de Málaga. / REUTERS / JON NAZCA

A la víspera de la cumbre europea de este mes, la Comisión ha vuelto a hacer un llamamiento a los Estados miembros para que cierren algunas de las reformas propuestas en materia migratoria antes de las elecciones de mayo del 2019, ante la incertidumbre de la nueva composición de la Eurocámara. El Ejecutivo europeo ha destacado el descenso de las llegadas irregulares de inmigrantes a los niveles previos a la crisis económica en las rutas del Mediterráneo oriental y central, aunque advierte de que, en la ruta occidental, que pasa por España, se ha producido un aumento sustancial de en torno a 57.000 llegadas irregulares en lo que va de año.

“Cuatro años después, estamos mejor equipados que nunca para proteger nuestras fronteras exteriores y abordar los desafíos migratorios dentro y fuera de la UE. Ha llegado el momento de consolidar los bloques de construcción restantes de un sistema integral de migración, fronteras y asilo a largo plazo. El contexto geopolítico en constante evolución nos muestra que no podemos tardar en reaccionar, debemos estar preparados ya para el futuro", ha dicho el comisario de migración, Dimitris Avramopoulos.

El foco en la ruta occidental

Según el Ejecutivo europeo, las llegadas irregulares de inmigrantes se redujeron en un 97% en la ruta del Mediterráneo oriental tras firmarse el acuerdo con Turquía, y hoy siguen siendo un 90% menores que en el pico del 2015, mientras que a lo largo de la ruta central los flujos se han reducido en un 80%. No es el caso de la ruta del Mediterráneo occidental, donde los flujos han aumentado y con frecuencia se conocen nuevos casos de personas intentando acceder al continente europeo por España.

En respuesta, la Comisión ha anunciado que intensificará sus esfuerzos en la zona para concluir las negociaciones de readmisión en curso y hacer un mejor uso de los acuerdos existentes con los países socios, como Marruecos. Según la institución, en las tres rutas se está aplicando un enfoque integrado para combatir la inmigración irregular que incluye salvar vidas en el mar, frenar el negocio de los traficantes, apoyar a los migrantes y refugiados en la ruta, así como crear vías legales y oportunidades económicas para ofrecer alternativas a la migración irregular.

Por el momento, la Comisión ha anunciado que desde el 2016 se han cerrado seis nuevos acuerdos en materia de retorno y readmisión (con Afganistán, Guinea, Bangladesh, Etiopía, Gambia y Costa de Marfil) sumando un total de 23, y desde 2015 hay en curso trámites para para garantizar vías legales y el reasentamiento a 44.000 personas.

Protección de fronteras y vuelta a Schengen

En septiembre, la Comisión propuso reforzar la Guardia Europea de Fronteras y Costas con un cuerpo permanente de 10.000 guardias dando así apoyo operativo a los Estados miembro fronterizos como España. Ahora la Comisión ha pedido a los países que adopten la reforma y considera oportuno restaurar el espacio Schengen y levantar los controles temporales en las fronteras internas que desde 2015 establecieron algunos países europeos.  

La reforma del Asilo y el Reglamento de Dublín

Por otro lado, el Ejecutivo ha vuelto a urgir a los estados miembros a que adopten la reforma sobre el asilo antes de los comicios europeos, concretamente las cinco de las siete propuestas en las que existe un amplio consenso político: la calificación del asilo con criterios armonizados, las condiciones de recepción en los países de acogida, el reglamento de la Agencia Europea de Asilo, el reglamento de Eurodac sobre la base de datos de los demandantes de asilo y el reglamento del marco de reasentamiento.

Además, el Ejecutivo ha insistido en la necesidad de concluir el Reglamento de Dublín para “lograr un compromiso que garantice la solidaridad y el apoyo plenos para los estados miembros que están bajo presión, al tiempo que evita los movimientos secundarios y el abuso del sistema”. Mientras tanto, serán los arreglos temporales y las soluciones 'ad hoc' del verano los que sirvan de puente hasta que este sea adoptado y entre en vigor.

El vicepresidente primero, Frans Timmermans, considera que es el momento de evolucionar desde las respuestas 'ad hoc' reactivas hacia reformas completas para tener un sistema sostenible de migración y asilo a prueba de futuro: “Esto puede y debe hacerse antes de las elecciones parlamentarias europeas en interés de todos los Estados miembros", ha dicho. 

Temas: Inmigración