Ir a contenido

CUMBRE DEL G-20

Sánchez se anota una victoria por la inclusión del tema migratorio en el documento final

El presidente del Gobierno español asegura que había países que se "resistían" a añadir este drama en la declaración de Buenos Aires

Abel Gilbert

Sánchez, durante la rueda de prensa en Buenos Aires.

Sánchez, durante la rueda de prensa en Buenos Aires. / EFE / BALLESTEROS

"Hemos conseguido vencer la resistencia de ciertos países a evitar el tratamiento de los refugiados y la inmigración", dijo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, sobre las menciones a esos dramas globales en el documento de la cumbre del G-20. Durante una rueda de prensa en el centro de convenciones ubicado de cara al Río de La Plata, y en la que fue su primera participación en un encuentro de esta naturaleza, Sánchez presentó el añadido en la declaración de Buenos Aires como una suerte de triunfo personal y de su Gobierno. España, precisó, "ha asumido una posición de liderazgo" en esa cuestión medular. "He transmitido a mis colegas que no podíamos volver a nuestros países sin mandar un mensaje claro a nuestra ciudadanía sobre la gestión del fenómeno migratorio".

El punto 16 del texto definitivo, negociado hasta último momento, "toma nota" del informe anual sobre tendencias y políticas en materia de migración y desplazamiento internacional de 2018 del G-20, preparado por la OCDE en colaboración con la OIT, la OIM y el ACNUR. En el acápite siguiente se consigna en tanto que  "los grandes movimientos de refugiados son una preocupación mundial con consecuencias humanitarias, políticas, sociales y económicas". Los países firmantes enfatizaron en ese texto de siete páginas y 31 puntos "la importancia de las acciones compartidas para abordar las causas profundas del desplazamiento y para responder a las crecientes necesidades humanitarias".

La caravana de centroamericanos

Durante las reuniones del G-20, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, había instado a los líderes participantes a no desviar la mirada frente a un problema desgarrador. Guterres hizo especial referencia a la caravana de miles de ciudadanos de Guatemala, El Salvador y Honduras que atraviesan México con el sueño de entrar a Estados Unidos por su frontera sur. Además, recordó que el éxodo venezolano alcanza en estos momentos a 2,3 millones de personas. Podía haber hablado también del Mediterráneo o Asia. Aunque reconoció que los estados tienen el derecho de "definir su política migratoria", el secretario general de la ONU hizo mención a las condiciones que se están creando "para que haya un respeto de la legislación internacional sobre refugiados" y sobre la "posibilidad de encontrar soluciones a un problema complejo".

Pero, como señaló Sánchez, fue debido a la "iniciativa española" que el documento de la cumbre hizo no solamente referencia a las migraciones. "Hemos logrado que se mantenga en la agenda para el próximo G-20 en Japón". En varios de los encuentros celebrados en el marco de la cumbre, el presidente del Gobierno no dejó de recordar las complejidades que rondan a este fenómeno. A tono con lo señalado por Guterres, estimó que solo puede abordarse mediante a respuestas integrales. De ahí, remarcó, la importancia de la declaración final del G-20.

Sánchez viajará a Marrakech los días 10 y 11 de diciembre, donde tendrá lugar la Conferencia Intergubernamental para la Adopción del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. "Firmaremos ese acuerdo porque la cooperación debe jugar  un factor clave. De ahí la importancia del compromiso de Buenos Aires a pesar de la resistencia encontrada", dijo. Varios de los países que suscribieron el documento en la capital argentina se abstendrán sin embargo de participar de la reunión en Marruecos.