Ir a contenido

Rechazo total

Crecen las protestas en contra de la cumbre del G20 en Argentina

Movimientos sociales, políticos y de izquierda, comenzaron una serie de manifestaciones para expresar su disgusto por esta reunión

El Periódico

Miles de personas protestan hoy  en el Estadio Atlanta de Buenos Aires,  Argentina,  durante el primer gran acto de la  semana de accion  contra el G20  convocada para repudiar la cita en la capital argentina de los lideres mas poderosos del mundo los proximos 30 de noviembre y 1 de diciembre  EFE  Marina Guillen

Miles de personas protestan hoy  en el Estadio Atlanta de Buenos Aires,  Argentina,  durante el primer gran acto de la  semana de accion  contra el G20  convocada para repudiar la cita en la capital argentina de los lideres mas poderosos del mundo los proximos 30 de noviembre y 1 de diciembre  EFE  Marina Guillen / EFE

Las masas se organizan, se mueven y protestas, luego de que agrupaciones de movimientos sociales de Argentina, junto a fuerzas políticas de la oposición, protagonizaron en Buenos Aires el primer gran acto de la "semana de acción" contra el G20, convocada para repudiar la cita en la capital argentina de los líderes más poderosos del mundo.

Bajo la consigna "No al G20", las organizaciones sociales y políticas realizaron un acto en el estadio Atlanta, de Buenos Aires, donde se multiplicaron las voces de crítica hacia las políticas impulsadas por el foro de las veinte mayores economías desarrolladas y en desarrollo del mundo.

Organizado por el Movimiento Evita, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CC), la concentración también contó con la participación de agrupaciones de izquierda y peronistas, que lanzaron duras críticas también hacia al presidente argentino, Mauricio Macri, y a las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Muestran su repudio

"Venimos a expresar nuestro repudio a la presencia de los jerarcas de las potencias imperialistas en nuestro país que vienen a la reunión del G20", dijo en el acto Juan Carlos Alderete, coordinador nacional de Desocupados la CCC e integrante del comité central del Partido Comunista Revolucionario de Argentina.

Por su parte, Claudio Lozano, presidente del partido Unidad Popular, afirmó que los "poderosos del planeta" que el próximo viernes y el sábado se congregarán en Buenos Aires, "conducen un mundo signado por la desigualdad, al que le queda grande la palabra humanidad".

"Hay que cambiar este mundo. Este mundo, así, está llevando al colapso a la humanidad entera", afirmó Lozano, quien, por otra parte, criticó a Macri por "entregarle las llaves de su política económica al FMI".

Además, cuestionó el "despliegue de violencia institucional y represiva" en medio del cual se celebrará la cumbre, en referencia a la fuerte operativo de seguridad dispuesto por el Gobierno argentino. "El G20 es para Macri una formidable oportunidad para fortalecer un régimen represivo y militarizar la democracia", denunció.

El gobierno de Argentina, ha implementado un un férreo operativo de seguridad, que incluye el despliegue de 22.000 efectivos de fuerzas federales.

Semana de acción global

El acto se desarrolló bajo un desborde organizativo, debido a un aluvión de manifestantes que, según cifras de los organizadores, fue de 50.000 personas dentro del estadio y otras 40.000 en las inmediaciones que no pudieron ingresar.

La manifestación integra el programa de actividades de la "semana de acción global" organizada por Confluencia Fuera G20 FMI, una plataforma de organizaciones liderada por el Premio Nobel de la Paz 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel.

La actividades centrales de este programa de protestas contra el G20 serán la Cumbre de los Pueblos, que se celebrará en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires y a las puertas del Congreso argentino; además de una movilización prevista para el viernes en el barrio capitalino de Constitución, a casi ocho kilómetros de la sede de la cumbre de líderes del G20.

El Gobierno argentino ha instado a que toda expresión de protesta contra la celebración de la cumbre sea en forma pacífica, pero ha advertido que, en caso contrario, no tolerará actos de violencia callejera. En la última cumbre del G20, celebrada en Hamburgo (Alemania) en 2017, las protestas contra el foro degeneraron en graves enfrentamientos con la policía y destrozos en las calles.