Ir a contenido

TRAGEDIA EN AGUAS DEL ATLÁNTICO

Argentina localiza al submarino ARA San Juan pero afirma que no puede reflotarlo

La nave ha sido localizada a 800 metros de profundidad y a 600 km de donde se montó el centro de búsqueda

El Gobierno afirma que no tiene medios para reflotar la aeronave

Abel Gilbert

Hallan el submarino argentino ARA San Juan. / ARMADA ARGENTINA (VÍDEO: EFE)

La noticia iluminó la noche de Buenos Aires como un relámpago y sobresaltó con la misma fuerza a cada argentino al despertarse. La compañía estadounidense Ocean Infinity había encontrado el submarino 'ARA San Juan', desaparecido hace un año en las inexcrutables aguas del Atlántico sur,  después de meses de búsquedas que nunca conducían a ningún lugar.

Los indicios que esperaba el Gobierno desde el jueves se confirmaron. "Recemos", pidió el presidente Mauricio Macri al enterarse por su ministro de Defensa, Oscar Aguad, que se estaba cerca de algo muy importante. Cuando ya no había ninguna duda del hallazgo, la Armada comunicó primero la novedad a los familiares de los tripulantes. Luego informó del hallazgo en Twitter. Posteriormente, el capitán de navío Enrique Antonio Balbi, dijo que el "área de escombros" localizados no llega a los 100 metros. "Esto sugiere que (el submarino) podría haber implosionado o colapsado muy cerca del fondo, porque los desprendimientos son muy acotados".

Según indicó Ocean Infitiny, que cobrará 7,5 millones de dólares (6,5 millones de euros) por el hallazgo, la nave está localizada a unos 800 metros de profundidad y a 600 kilómetros de la ciudad patagónica de Comodoro Rivadavia. Ahí se había montado el centro de operaciones durante la búsqueda en el que participaron Estados Unidos y Rusia, entre otros países. Finalmente, el sumergible estaba donde indicaban las primeras pistas, luego desatendidas.

"Estábamos en lo cierto"

El embajador argentino en Viena y representante de este país ante Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO), Rafael Grossi, recordó que en esa zona se había detectado hace un año un "evento anómalo, único, corto y violento" coincidente con una explosión. "Estábamos en lo cierto".

El ARA San Juan desapareció el 15 de noviembre del año pasado con 44 personas a bordo mientras se dirigía desde Ushuaia a su base en la ciudad Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de la capital. Varias agencias internacionales reportaron una explosión horas después de perderse todo contacto con la nave.

En su momento se explicó que había entrado agua por el sistema de ventilación del sumergible, lo que provocó un cortocircuito en las baterías. "Un 15 nos los quitó y un 15 los trajo de vuelta!! Tantos sentimientos tenemos en estos momentos, pedimos respeto y honor para ellos, un paso más cerca de volver a casa ", escribieron los familiares en la cuenta oficial en Twitter. 

El pasado jueves, y al cumplirse un año del desastre, el presidente Mauricio Macri había encabezado en la base naval Mar del Plata un homenaje a los tripulantes del ARA San Juan. "No los vamos a abandonar, lo vamos a seguir buscando hasta que realmente lo podamos encontrar", dijo, frente a familiares críticos e incrédulos. Por entonces, Macri no tenía más que palabras de condolencias para ofrecerles, y solo recibió desaprobación.

Pero algo sucedió en las horas siguientes. El buque 'Seabed Constructor', que pertenece a Ocean Infinity, hizo un último recorrido antes de partir a Sudáfrica para efectuar tareas de reparación y retornar a  Argentina en febrero. Llegó así al denominado Sitio 1, donde había sido detectado un objeto de "60 metros de longitud" a partir de un nuevo análisis de imágenes recopiladas. Poco más tarde, llegó la confirmación más esperada.

Dolor y alivio

Jorge Villarreal, padre de Fernando (el jefe de operaciones del ARA) expresó el único alivio posible bajo las circunstancias dramáticas atravesadas: "Ahora podemos llevar el duelo de mejor manera. Fue un poco raro porque ya habían rastreado en ese lugar, pero lo importante es que los encontraron". Dijo que las autoridades les prometieron a los familiares iban a ser a ser los primeros en ver el submarino".

Yolanda Mendiola, madre de Leandro Cisneros tenía las mismas expectativas. "Nuestro próximo objetivo es lograr que lo saquen". Las autoridades desalentaron esa posibilidad."No tenemos medios para rescatar el ARA San Juan, no teníamos medios ni siquiera para bajar a las profundidades del mar y no tenemos equipamiento para extraer un buque de estas características", dijo el ministro Aguad.

"La empresa que lo encontró dice que tiene las herramientas para sacarlo", afirmó Luis Alberto Niz, padre de un suboficial desaparecido. Sin embargo, añadió, "desde el Gobierno, se fijan más en la plata que van a gastar que en sus soldados". 

Fin de las especulaciones

El portavoz de la Armada, Rodolfo Ramallo, celebró también el acontecimiento. "Ahora se abre otro capítulo". La jueza Olivia Marta Yáñez, a cargo de las investigaciones, fue una de esas pocas personas a la que el Gobierno despertó en la medianoche.  Le pidieron que no dijera nada de lo que pronto conocería un país y el mundo.

Para Yáñez ahora, sobre la base de imágenes concretas y el peritaje de los especialistas, se podrán conocer cosas que solo se respondían sobre fundamentos teóricos. "Especulaciones hubo millones, como que fue desguazado en Ushuaia o que estaba secuestrado en Malvinas. Esto descarta muchas hipótesis y baja a tierra un montón de elucubraciones que hubo, por las que jamás me dejé llevar".

Temas: Argentina