Ir a contenido

Nuevo gobierno

Bolsonaro no representa la vuelta de los militares al poder en Brasil, dice el jefe del Ejército

Eduardo Villas Boas, comandante de las fuerzas militares brasileñas asegura que la política debe estar alejada de los cuarteles

El Periódico

El presidente electo de Brasil  Jair Bolsonaro y el actual mandatario  Michel Temer  fuera de cuadro  ofrecen una declaracion conjunta en el Palacio del Planalto  sede del Gobierno. 

El presidente electo de Brasil  Jair Bolsonaro y el actual mandatario  Michel Temer  fuera de cuadro  ofrecen una declaracion conjunta en el Palacio del Planalto  sede del Gobierno.  / Joedson Alves (Efe)

A pesar de que la llegada al poder de Jair Bolsonaro ha reavivado la idea de algunos de tener un gobierno militarizado, el comandante del Ejército de Brasil, el general Eduardo Villas Boas afirmó que la victoria del presidente electo no representa "en absoluto" la vuelta de los militares al poder, aunque mostró preocupación por una posible politización de los cuarteles.

"Estamos tratando con mucho cuidado esa interpretación de que su elección (de Bolsonaro) representa una vuelta de los militares al poder. Absolutamente no lo es", dijo Villas Boas en una entrevista publicada por la Folha de S. Paulo.

La sana distancia

Villas Boas, quien se reunió con Bolsonaro el pasado martes, aseguró que el Ejército no desea que la "política vuelva a entrar en los cuarteles" y que "institucionalmente", hay una separación entre Fuerzas Armadas y Gobierno.

"Algunos militares fueron elegidos, otros forman parte de su equipo, pero institucionalmente hay una separación. Y nosotros estamos trabajando con mucho énfasis para caracterizarla, porque queremos evitar que la política vuelva a entrar en los cuarteles", subrayó Villas Boas.

Bolsonaro es más político que militar

Sin embargo, el comandante consideró que la indicación de militares para ocupar cargos en "otras áreas" del Gobierno es "positiva" y representa la "vuelta a la normalidad". Para Villas Boas, "la imagen de Bolsonaro como militar es una imagen que viene de fuera. Él salió del Ejército en 1988. Es mucho más un político".

Agregó que, a su juicio, las polémicas declaraciones de Bolsonaro contra medios de comunicación e instituciones brasileñas se tratan de una estrategia de "marketing" y que no serán concretadas en su administración, que empezará el 1 de enero.