Ir a contenido

EL ARMISTICIO

Macron y Trump chocan sobre la defensa europea

El presidente estadounidense considera "insultante" crear un Ejército europeo para protegerse de EEUU y Rusia

Los dos mandatarios se reúen en vísperas de la conmemoración del centenario de la primera guerra mundial

Eva Cantón

Trump y Macron salen del Palacio del Elíseo el pasado 10 de noviembre, durante los actos de celebración del Armisticio, en París. 

Trump y Macron salen del Palacio del Elíseo el pasado 10 de noviembre, durante los actos de celebración del Armisticio, en París.  / REUTERS / VINCENT KESSLER

Los actos del centenario del armisticio de la primera guerra mundial están poniendo a prueba la destreza de Emmanuel Macron como equilibrista. El presidente francés ha pisado terreno minado con un periplo de una semana por los escenarios franceses de la contienda, donde se ha encontrado con el cabreo de los franceses por la decisión gubernamental de subir el precio del combustible, y se ha metido en un charco al legitimar un homenaje al mariscal Pétain alegando que fue un gran soldado durante la guerra del 14.

Este sábado, además, ha tenido que apagar el incendio que el impulso tuitero de Donald Trump desató nada más pisar París para asistir este domingo a la ceremonia conmemorativa del fin de la gran guerra que reunirá en el Arco del Triunfo a más de 70 líderes mundiales.

“El presidente francés Macron acaba de sugerir que Europa se dote de sus propias fuerzas armadas para protegerse de Estados Unidos, China y Rusia. Muy insultante, pero puede que Europa tenga antes que pagar la parte que le toca a la OTAN, a la que Estados Unidos subvenciona ampliamente”, tuiteó Donald Trump mientras el Air Force One aterrizaba en la noche del viernes en el aeropuerto de Orly.  

En efecto, Macron había propuesto este martes crear un verdadero Ejército europeo para proteger mejor al viejo continente frente a China, Rusia e incluso Estados Unidos tras su retirada del Tratado de desarme nuclear. Pero el tema es una serpiente de mar recurrente sin visos de realidad porque toca la fibra sensible de la soberanía de los Estados miembros.

Ante la virulenta reacción de Trump, Macron no ha esquivado el debate pero ha optado por la moderación y se ha esforzado  en rebajar la tensión poniendo el acento en un tema del gusto de Trump: la financiación de la defensa occidental.

“No podemos tener, por un lado, la seguridad europea y, por otro, la seguridad americana. Tenemos que llevar juntos ese peso. Necesitamos invertir más, eso es lo que pido”, ha explicado  ante la prensa minutos después de recibir al ex magnate norteamericano en las escalinatas del Elíseo.

Relación igualitaria

Trump dijo apreciar las palabras de su anfitrión y enfrió la polémica cuando se le preguntó expresamente por su antipático tuit, respondiendo que para Estados Unidos lo más importante era la equidad. Desde su llegada a la Casa Blanca, una de sus quejas recurrentes es la escasa aportación de los aliados al presupuesto de la OTAN.

“Queremos ayudar a Europa y hace falta que nuestra relación sea igualitaria. Ahora mismo son los Estados Unidos quienes han pagado para proteger a Europa”, ha subrayado.

La liturgia del encuentro estuvo aderezada con un lenguaje corporal que, en el caso de Macron, buscaba desesperadamente la complicidad con el magnate norteamericano con pulgares levantados, sonrisas y golpecitos en la pierna de su invitado para caldear un ambiente que era tan brumoso dentro como fuera del Elíseo. 

Mientras Macron celebraba la amistad con uno de los más viejos aliados de Francia, Trump aseguraba haberse convertido en un muy buen amigo del presidente francés. Su encuentro duró tres horas y durante el almuerzo en el palacio estuvieron acompañados por sus respectivas esposas.

Aunque Macron nunca ha ocultado los aspectos que le separan diametralmente de Trump –su visión del multilateralismo, del comercio mundial o la lucha contra el cambio climático- su estrategia es mantener la relación con Estados Unidos en los terrenos donde la colaboración es posible, como en la lucha contra el Estado Islámico en Siria. 

Cena en el Museo de Orsay

La visita de Trump a París es la segunda tras asistir encantado hace un año al desfile militar del 14 de julio invitado por el joven presidente francés recién llegado al poder. Trump tenía previsto acudir al cementerio norteamericano del Bosque Belleau que se ha anulado debido al mal tiempo.

Macron, después de presidir esta tarde junto a la cancillera Angela Merkel un acto cargado de simbolismo en el claro de Compiègne –el lugar donde el 11 de noviembre de 1918 se firmó el armisticio con Alemania- ofrecerá una cena en el Museo de Orsay a los jefes de Estado y de Gobierno presentes en París para participar en la ceremonia de este domingo.

Precedente

Donald Trump lanzó el pasado julio su propia semilla del conflicto de este sábado. Aseguró entonces que la Unión Europea es un "enemigo" para EEUU. Como cierre a la cumbre de la OTAN en Bruselas, en una entrevista con la CBS afirmó: "Tenemos muchos enemigos. Creo que la Unión Europea es un enemigo, por lo que nos hace en el comercio. No lo pensarías de la UE, pero es un rival". Y al nivel de China y Rusia, añadió.